Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
El camino a mi primer Ironman

El camino a mi primer Ironman

(Primera de dos partes)

Por Ordisi Andrés Vázquez Vences

Síguenos en nuestro canal de Telegram:
https://t.me/spesetcivitas

Me llegó el turno. Estaba en el muelle. En el tapete de salida. Me clavé en el mar — dulce emoción ¡es fantástico! Es una sensación de volar, deslizarte en el agua. Los nervios desaparecen, empiezas a nadar…

Andrés Vázquez

Cuando te dicen que un Ironman no es cosa fácil, tienen toda la razón; implica muchos aspectos: tiempo, esfuerzo, dinero, dolor, ausencias con la familia, con amigos, desmañanadas, más dinero…Te dicen que es “un estilo de vida” y hasta ahora, después de la experiencia, le doy el peso que realmente tiene la frase: necesitas tener mucho amor al deporte y sobre todo mucha convicción para desarrollar la disciplina y el compromiso que la preparación para una prueba así requiere.

¿Recomiendo hacer un Ironman? ¡sin duda! Es de las mejores experiencias que puedes tener en la vida. En lo personal, es la mejor experiencia de mi vida deportiva; es todo un reto y al culminarlo de verdad sientes que puedes hacer todo lo que te propongas, que rompiste una especie de límite del cuerpo y sobre todo de la mente.

La decisión

Empecé a pensar en hacer el Ironman alrededor de enero del 2021. Nos encontrábamos saliendo de lo más fuerte de la pandemia y tenía la sensación de querer regresar al deporte, aunque nunca lo dejé del todo, sí ya no lo practicaba como en mi juventud. Mi cuerpo tenía esa memoria, me pedía regresar a esos niveles de exigencia. Mi esposa me llamaba “gordo”, y  hasta cierto punto lo estaba, tomando como referencia “los años mozos” de cuando me conoció.

Me decidí entonces a retomar el entrenamiento para el triatlón, pero… no lo haría como solía hacerlo, quería algo especial; durante algún tiempo allá por el 2014 cuando iniciaba en el mundo del triatlón me pasó por la cabeza la idea de hacer un Ironman, pero sabía que no tendría la forma de hacerlo, acababa de nacer nuestro segundo hijo, empezaba un emprendimiento, no tenía ni tiempo y mucho menos el recurso para poder hacerlo. En enero del 2021 la situación era diferente, pensé que tenía las condiciones para un proyecto así de ambicioso y a partir de ese momento mi meta fue completar un Ironman.

El plan

Lo primero era volver al entrenamiento: nadar, bici, correr, cardio, gimnasio. No importaba que hiciera bici de montaña, que corriera por las tortillas, que nadara en la playa; lo importante era empezar a retomar el deporte. Me inscribí a todas las competencias que pude: natación, medio maratón en Temoaya, carrera de mountainbike en Donato Guerra, acuatlón y algunas más.

Por otro lado también me tenía que empapar de información al respecto, necesitaría todos los consejos posibles. Empecé a seguir entrenadores de triatlón, páginas que hablaran de largas distancias, maratones y demás. Compré un libro (TU PRIMER IRONMAN: Más allá de tu plan de entrenamiento, de Marcos Duato).

Ya con algo de información y sabiendo un poco más qué me esperaba, tenía que empezar a realizar mi planeación. Mi estrategia fue realizar dos Ironman 70.3 (Los cabos 2021, Acapulco 2022), el Maratón CDMX  2022 y el Ironman Cozumel 2022. ¿Presupuesto? ¡claro! un pequeño gran detalle.

Como ya antes había hecho algún triatlón pensaba que ya tenía el equipo “básico”: trisuit, bici de ruta, casco y las zapatillas. Poco a poco caí en la cuenta de las cosas que me faltaban para de verdad tener un equipo básico: la mayor inversión es la bici, para estas distancias es altamente recomendable una de contrareloj.  Es una distancia larga y entre menos esfuerzo requieras es mejor; computadora de bici; maleta de viaje para bici; herramienta portátil; tenis de carrera. Y a esto se suma equipo no imprescindible pero importante: lentes de sol reloj o pulsera para medir entrenamientos y sobre todo el costo de las competencias (no son nada baratas), así como presupuesto para los viajes.

Proponerte además del objetivo final cada vez una meta intermedia más alta es importante. En mi caso me ayuda a minimizar los nervios y saber  que es parte del proceso del camino a seguir. Por eso, además del objetivo final, me concentré paulatinamente en cada uno de los pasos: entrenar para los medio Ironman y el maratón eran pasos previos para la meta final. Y meses antes del triatlón en Cozumel la meta previa era lograr ciertos tiempos en cada fase de la competencia.

Por más que tengas definido tu plan siempre salen imprevistos: entrenamientos que por alguna razón no pudiste hacer, trabajo. En  enero del 2022 tuve una caída en bici en el Autódromo de la CDMX, faltaban 3 meses para mi primer Ironman 70.3. La caída fue algo aparatosa y me dejó sin poder entrenar por casi un mes. La recuperación fue larga, pero no me desesperé; lo tomé como otro de los obstáculos a superar.

Otra parte importante de la preparación es poder compaginar los horarios de entrenamiento con el trabajo. Tienes que hacer tiempo en donde no hay para tratar de cumplir con el programa de entrenamientos. Como viajo mucho, tuve que adaptarme. Si iba hacia playa nadaba y corrí; la bici la tuve que convertir en parte de mi equipaje. Y no solo eso, a mis compañeros les movía sus horarios para poder entrenar, e incluso algunas  veces fungían de “escoltas” en mis trayectos de bici.

Mi primer Ironman 70.3 en Acapulco

Mi plan original tuvo que cambiar porque el Ironman 70.3 de los Cabos se canceló por la pandemia; pero no cambie el objetivo, pensé que lo importante era seguir con el entrenamiento, entonces mi primer 70.3 sería en Acapulco.

Me sentía preparado para el primer 70.3 en Acapulco, que era parte del proceso y no la meta final, que podía hacer la distancia sin problema. Un mes antes de la competencia en Acapulco mi buen amigo Memo me acompañó a la costa. Hicimos un triatlón olímpico para experimentar el efecto del calor y la humedad. Aprendí que son buenos los carbohidratos pero no el exceso de lácteos. Una abundante pasta Alfredo fue mi cena antes del triatlón con Memo ¡y lo terminé pagando en la carrera! Pero al final la experiencia suma. Algo así no me volvería a pasar en el 70.3 o peor aún en Cozumel.

En Acapulco mi competencia en general fue buena. Dada la cercanía con Toluca, pude invitar a mis papás, saber que estaban ahí durante la competencia fue gratificante. Estaba además preparado mentalmente: como en otras ocasiones desde el día anterior me encontraba enfocado en la competencia;  hice la prueba en mi mente varias veces; revisé todo lo que necesitaba: trisuit, gorra, googles, calcetines, zapatillas de ciclismo, casco, lentes, bici, mochila con herramienta de emergencia, computadora de bici, tenis para correr, visera, vaselina, bloqueador, hidratación (dos ánforas) y geles (4 ¡gran error!). La cena preparada por mi esposa fue de abundantes carbohidratos y nada que me pudiera indigestar.

El día de la competencia mi esposa me llevó a la transición T1. Estaba nervioso antes de la salida pero encauzados hacia la meta de la jornada. Primer error, colocar mi tiempo real en la natación: salí demasiado tarde, veía la fila de 1000 atletas enfrente de mí. Cruzó por mi mente: “¿seré tan malo en la natación?”. Considerando que mi primer deporte del triatlón fue la natación, y que  si bien no era nadador de largas distancias, mi desempeño no había sido malo en competencias de natación, al final yo era un nadador que se metió al triatlón.

Me llegó el turno. Estaba en el muelle. En el tapete de salida. Me clavé en el mar — dulce emoción, ¡es fantástico! Es una sensación de volar, deslizarte en el agua. Los nervios desaparecen, empiezas a nadar… muchos competidores enfrente, empezaba a pasarlos, de repente se formaban grupos, se complica el rebase.

Rebasar, incluso en aguas abiertas, no es como en ciclismo o atletismo, se requiere de mayor esfuerzo. La paciencia no es lo mío. Pasaba nadadores pero me frustraba el esfuerzo adicional que estaba realizando y la situación llegó a causarme molestia; ya no era tan amable en los rebases.

Terminé la natación. No me fue mal, pero no tenía un tiempo previo de referencia para compararme. Corrí hacia la bici. Me esperaban los 90 kilómetros. Sabía de los puntos de abastecimiento y tenía que comer 3 geles en el resto del trayecto. El plan era: 1 entre el kilómetro 10 y 20, otro entre el 35 al 50 y el último durante el ciclismo entre el kilómetro 75 y el 90.

Empecé con la etapa de ciclismo; venía pedaleando y pasando atletas, me sentí motivado. Veía el velocímetro y estaba 3 kilómetros por arriba de lo esperado. La emoción me gana. Pasan los kilómetros y por ahí del km 80 el cansancio en las piernas se siente. Empiezo a bajar la velocidad pero sin preocuparme, de cualquier forma estaba por arriba de lo esperado. Así llego a la transición. Tomo mis cosas para la carrera. En ese momento me percato de que solo comí un gel de los tres que tenía previsto, pero me aferro a la idea que no pasaba nada, me sentía bien, así que tomo un gel para el camino.

Empiezo a correr. El calor es agotador y sofocante. Recordé el triatlón olímpico que había hecho un mes antes, pero esa carrera se realizó por la costera, la sombra de las palmeras era oxígeno. En este caso no había absolutamente nada de sombra. Con las piernas cansadas pero corriendo al ritmo presupuestado.

Los primeros 10 km y primer vuelta normales. Paso por donde están mis papás, mis hijos y mi esposa. Los gritos me alientan pero siento que bajo mucho el ritmo. Sigo sin  antojo del tomar el gel que llevaba para el camino. Veo el reloj y por el buen tiempo en el ciclismo la meta de hacer todo el triatlón por debajo de las 5 horas y media está al alcance. Me queda un poco más de una hora y solo 10 km restantes, pero mi impresión en ese momento estaba muy alejada de lo que me iba a pasar:

La energía se me empezó a agotar. Me sentí extremadamente débil en el km 13. Mi ritmo ya estaba muy arriba de lo planeado. Estaba trotando y yo sentía que caminaba. Me encuentro con un abastecimiento y lo que nunca se me antoja, una Pepsi, me supo deliciosa.

Sigo con los últimos kilómetros pero es fatídico. Me siento débil. Llega el punto que camino. No me gustó nada la idea pero realmente no podía continuar corriendo. Llego a la meta más por orgullo que por fuerza. Efectivamente mi tiempo en la carrera extremadamente malo. Termino con el reloj en 5 horas 47 minutos. 17 minutos por arriba de mi meta.

Al terminar la carrera y considerando lo que la sufrí, por mi mente cruzó la idea de que si así de trabajo me había costado Acapulco, definitivamente no iba a lograr hacer el doble de distancia en Cozumel. Al final cumplí con este paso, si bien no como lo hubiese querido, sí me daba la oportunidad de mejorar y evaluar las deficiencias para llegar a la meta final.

Trievo

La experiencia de Acapulco no quería pensar  tener en mente lo difícil que me fue terminar el medio, sentía que psicológicamente me iba afectar para Cozumel,

Algunos días después de la competencia de Acapulco, se definió la fecha del triatlón de San Gil 113 k, que realmente es lo mismo que un Ironman 70.3, pero no se pueden llamar de esa forma por los derechos de la marca. Pensé que sería buena idea hacer San Gil y corregir los errores de Acapulco.

No podía hacerlo solo, al menos no sin enfrentar mayores obstáculos. Las referencias en mi búsqueda de información coincidían en lo importante que era contar con un entrenador, hasta antes Acapulco pensaba que no necesitaba uno, pero después de la experiencia mi opinión cambió por completo.

Equipo Trievo frente al templo del Calvario en Metepec. Edomex, diciembre 2022.

Durante la etapa de ciclismo en Acapulco un atleta en especial que venía en primero durante mi primera vuelta captó mi atención, al ver los resultados me enteré de su nombre: Cuauhtli  Rivera. Ya había escuchado de él, gran triatleta de Toluca, quizá el mejor; ganador de su categoría en el triatlón de  Acapulco. 

Con eso calificó nada menos que al mundial de San George, Utah. Cuauhtli ya contaba con toda mi admiración. Mi amigo Alex en alguna época entreno con él y me dijo: “que si buscaba que me consintieran no era la opción, pero que si quería sufrir con buenos entrenes él era el adecuado”, conociendo a Alex sabía que era buena referencia al respecto. Me acerqué a Cuauhtli y a su equipo de TRIEVO, le platiqué de mi meta y los pasos que tenía pensado a seguir y así comenzó la etapa con entrenador y con un equipo de triatlón.

En mi época de estudiante en el Tecnológico de Toluca pertenecía al equipo de natación y eso me permitió conocer grandes amigos, la parte de sentir la hermandad y apoyo de tus compañeros fue algo que añoraba: Trievo fue indispensable, me permitió saber mejor lo que me esperaba, estar mejor preparado, sentir el apoyo de los compañeros de equipo e inclusive hacer nuevos amigos.

Empecé a entrenar con Cuauhtli en junio, me quedaba un mes para San Gil. No me preocupaba la distancia ni que me hiciera falta preparación física; pero sí creía que los pequeños detalles podrían hacer la diferencia; platicando con Cuau y cuando él evaluó mi rendimiento, caímos en la cuenta de que el problema en Acapulco había sido la alimentación.

Cuau conoce infinidad de circuitos y competencias. Para San Gil me comentó que en la parte del ciclismo hay una dura pendiente y que era indispensable prepararse para ella. Alguna ocasión salimos los dos y realizamos una ruta con condiciones similares a las  que me enfrentaría. Para Cozumel realizamos rutas e la bici con fuerte viento en contra.

Un pequeño detalle: una lesión no me dejaba correr adecuadamente. Después de Acapulco empecé a correr más para mejorar esa parte que consideraba mi mayor debilidad. En mi época de estudiante, cuando tenía algún dolor, únicamente bajaba la intensidad del entrenamiento por unos días y dejaba de sentir el dolor; en esta ocasión no sucedió así. Cuau me recomendó entonces un fisioterapeuta en Kinesiomedic, que casualmente resultó ser mi amigo Diego de natación. Acudí a una terapia y sorprendentemente dos días después estaba corriendo. De haber sabido, hubiera ido a consulta tres semanas antes y evitado así perder tantos días de entrenamiento de carrera. Todo la preparación con Cuau me agradó y ayudó bastante; en cada parte del proceso él conocía  y tenía las respuestas para estar mejor preparado. Yo sentía como mi rendimiento mejoraba con los entrenamientos. Las rutinas de Cuau estaban muy bien estructuradas. ¡Pienso seguir el resto de mi vida de triatleta con Trievo!

San Gil 113 k

El evento en general me gustó, la cercanía del lugar lo hace muy accesible. Mis hijos harían el acuatlón kids, por lo que viajamos desde el viernes ya que ellos competían el sábado. Recogimos los paquetes de los tres, estaba más nervioso por ellos que por mí. El día de su competencia estaba muy emocionado los vi dando su mejor esfuerzo y eso me motivo y al mismo tiempo me comprometió a un buen desempeño en  mi prueba.

El día de mi competencia desayuné lo habitual y me llevaron al club mi esposa e hijos. La salida fue relativamente ágil y no tardaron tanto. En la natación no me pasaría lo de Acapulco, yo tendría que salir entre los primeros 100, así que estaba lo más enfrente que podía del grupo. Algo de nervios pero menos que en Acapulco: ya conocía la prueba y venía a resarcir  errores. Entro al lago. Empiezo a nadar. Salgo con muchos competidores. Algunos pequeños golpes.  Una patada en la cara me tira los googles. No me preocupo mucho solo me los pongo

nuevamente y sigo, pero ya venía algo desconcentrado tanto que mis manos empiezan a tocar el fondo… mi trayectoria no era la mejor porque me acerqué mucho a la orilla. Trato de concentrarme en seguir lo más lineal hacía las boyas, sigo nadando, el tiempo se me hace mucho, me preocupa que hiciera un mal tiempo, veo el final de la etapa de natación y me apresuro. Al salir del agua escucho los gritos de mi esposa, veo mi reloj y realmente no fue mal tiempo; hice el mismo tiempo que en   Acapulco con todo y mis malas trayectorias.

Me apresuro a correr a la T1 que en este triatlón en particular también es la T2. Recuerdo que ,eme pareció una distancia larga, unos 500 metros para llegar a mi bici. Tomo                                            mis cosas y corro hacia el área de montaje.

Compré una mochila para la bici y así poder llevar comida  y geles. Un día antes la llené con chocolate, galletas, geles, cacahuates con nueces. La prioridad era cuidar mi alimentación.

Me subí a la bici y lo primero que hice fue comer un gel.  Empecé a pedalear          y en los primeros kilómetros tomé agua y más comida. El clima ayudaba, estaba fresco. Mi velocidad no de lo mejor, pero no quería desgastarme tan pronto. En el regreso de la ruta en bici me percaté de que había una ligera pendiente que quedaba de subida en la ida, así que justificaba la velocidad a la que iba.

Estaba trabajando sobre sensaciones. Todo el trayecto sin contratiempos me mantuve comiendo y bien hidratado. Agarro la desviación en    donde empezaba la subida, un poco preocupado por no conocerla pero con lo que me decía mi entrenador estaba preparado. Venía con un par de triatletas que traían buen ritmo pero en la subida  se empezaron a quedar. Eso me motiva, más en la parte que sigo pasando competidores.

Llego al final de la cima. No se me dificultó, hasta lo disfruté por la emoción de venir adelantando atletas. Empieza la bajada y no desistí con el pedaleo. Me sentía bien así que no lo veía necesario. La emoción sigue pues sigo pasando competidores con facilidad. Llego a la transición, veo mi reloj y sorprendentemente hice menor tiempo que en Acapulco, siendo que esta ruta era más demandante. Me siento más animado, pero recuerdo que mi mayor problema es la carrera así que no me ilusiono del todo.

Tomo mis cosas para el medio maratón y empiezo la carrera con buenos ánimos. El clima bastante agradable, con algo de calor pero muy tolerable. En mi primer kilómetro veo el reloj y el tiempo esperado con buen ritmo; ahora solo faltaba mantener ese ritmo por los 20 kilómetros restantes.

En el kilómetro 2 el primer abastecimiento. Tomo agua para seguir con el plan de estar bien hidratado, pero en esta ocasión tomo mucha y muy rápido, lo que provoca que me dé el famoso dolor de caballo. Ese dolor provoca que los dos siguientes kilómetros suba mi tiempo.

Comienzo a preocuparme, pero pensando en que se pasará el dolor. Por el kilómetro 5 me encuentro una niña del club con  naranjas (en este triatlón está permitido la ayuda de los colonos del club) En mi mente pienso que si mastico, el dolor se quitaría. Le tomo una naranja y empiezo a masticar más que a comer. El dolor  se desvanece y empiezo a correr nuevamente al ritmo esperado.

 En los abastecimientos ya no tomo agua, pero sí hielo. Eso me ayuda a mantenerme hidratado y a no sentir nuevamente el dolor. Sigo así hasta terminar mi primera vuelta de 10.5 km.

Me siento muy bien con buen ritmo, pero sigo pensando en lo de Acapulco. El mayor problema fueron los últimos 10 km. En el km 12 veo mi reloj. Traigo buen tiempo y me sigo sintiendo bien.  Pienso que ya lo logré, que me puedo mantener así el  resto de la carrera. Llego de nuevo al lugar donde estaba la niña y le agradezco por la naranja, “¡me salvó la vida! le digo.  Ella sonríe.

Sigo corriendo y me encuentro con un competidor que me pregunta de la ruta y cuánto  le faltaba. Él iba en la primera vuelta. Le explico la ruta y me dice que me ve muy fresco para estar a      6 km de terminar. Me alegraron y motivaron sus palabras. Por el km 18 ya empiezo a sentirme un tanto cansado, pero sé que estoy a nada así que no me permito bajar mi ritmo. Llego al km 20 y ahora sí me digo “ya lo hiciste, siéntete libre de aumentar el ritmo a lo que puedas”.

Hice mucho menos tiempo de lo planeado. Llego a la entrada de la meta y a un lado mis hijos y mi esposa. Mis hijos corren a mi lado. En este triatlón está permitido entrar con ellos, eso aumenta mi alegría.

Veo mi reloj, no podría estar más satisfecho: un gran tiempo de 5 horas 15 minutos. Y lo mejor la sensación de terminar bien físicamente, una muy buena competencia concluyo. Al ver la clasificación había quedado en el lugar 10 de mi categoría, nada mal.

Meses previos a la gran prueba

A veces la fiesta y el desestréss es necesario, pero definitivamente esta peleado con la preparación de un Ironman, recuerdo muy bien en una ocasión que se me pasaron las copas un viernes y el sábado me tocaba rodar 120 k. Solo dormí un par de horas y cuando empecé mi entrenamiento todavía me sentía mareado, me decía a mí mismo “recuerdas cuando ibas a nadar en vivo, tranquilo en un rato se pasa”…

CONTINUARÁ…

El camino a mi primer Ironman

La futbolización de todo

Síguenos en nuestro canal de Telegram:
https://t.me/spesetcivitas

Nota bene: Hace ya varios años tuve la oportunidad de vivir el mundial de Alemania 2006 en Alemania. Y fue en esos meses previos de expectativa, entusiasmo, enorme alegría y diversión que escribí el textito que viene a continuación y que no encontró entonces lugar en ninguna parte para ser publicado. Agradezco a Andrea Fajardo la ayuda con la edición y a Carlos Cisneros la generosidad de compartir con nosotros sus estupendas fotos.

Contrasto ahora el optimismo de aquella época y de aquella Europa tan distante con la realidad actual: era una Europa en paz, abierta al futuro, orgullosa de los avances de las últimas décadas; una Europa rica que parecía que siempre estaba entre vacaciones y alguna celebración. Mi mujer y yo esperábamos con ilusión el nacimiento de nuestro primer hijo en septiembre de ese año, y sugerí la idea de decorar su “pancita” como un balón de rombos blancos y negros (al final la iniciativa no prosperó)

Después vino la crisis del 2008, la crisis del Euro, la crisis de la migración ocasionada por la guerra intestina en Siria, el Brexit, el resurgimiento de los populismos y un muy largo etcétera que tiene como punto casi culminante el Covid, y como signo de exclamación la guerra de barbarie que Rusia ha impuesto a Ucrania, a Europa y a toda democracia y civilización.

Ucrania estaba presente en ese mundial de 2006. Lidereado por el legendario Andrij Schewtschenko el equipo de Ucrania representaba a un país que era el país del futuro, un futuro europeo de paz y prosperidad. Hoy Ucrania sigue siendo el país del futuro, del futuro de la esperanza.

Logo Mundial Alemania 2006.
Fuente: FIFA

No me importa lo que digan los demás,
a mí sólo me gusta la liga mexicana.
Vicente de Haro

A Manfred, Patricia y Stefan,
futboleros de corazón.

Konstanz, Mayo 2006 ( año mundialístico)

Sin recibir la atención que el fenómeno merece se ha vivido en los últimos 20 años una futbolización de México, que quizá sólo es el reflejo de la futbolización del mundo.

Cuando era niño y jugaba cascaritas con otros chamacos solía decir que era Maradona… y jugaba de portero. No conocía el nombre de ningún jugador de una liga extranjera, tampoco conocía a todos los equipos de la primera división. Conocí el futbol una tarde que mi hermano mayor volvió del kínder y me dijo que había aprendido un nuevo juego: se llamaba futbol y se jugaba con una pelota. Esa tarde lo jugamos.  Los niños de ahora, en cambio, conocen equipos de México y de Europa, siguen al menos dos ligas internacionales y claro que saben qué posición jugaba el Diego de la gente.

El futbol es el fenómeno cultural de masas más importante de nuestro tiempo, incluso por encima de la música. En un número conservador podríamos decir que el 70% de la población entre 8 y 50 años en México está interesada en el futbol.

En la radio sólo los noticieros compiten con los programas de futbol. La opción es muy clara: o elige usted a un candidato cualquiera que dice: “combatiré los grandes problemas de México: el empleo, la seguridad, la corrupción”, o elige la magia, la irregularidad, la incertidumbre de la crónica futbolística; cada fin de semana hay novedades, triunfos sorprendentes de los peores equipos, frases provocativas de jugadores o directores técnicos, sospechas de árbitros corruptos, certezas de árbitros corruptos, críticas a los directivos, jugadores expulsados, paradones y golazos. ¿Qué prefiere?

Afición mexicana en Qatar 2022.
Foto: Carlos Cisneros Guerrero

No faltan los negativos que piensan que el futbol “entorpece a las masas” y les impide ver los grandes problemas de la nación (seguridad, empleo, corrupción), que incita a la violencia y al fanatismo. No se dan cuenta que el futbol es una fiesta, donde cada uno juega el papel de fan de su equipo; y en el baile de disfraces odia de modo arbitrario al equipo contrario, y odia, en justicia y en muestra de prudencia, al árbitro.

El futbol es un tema de conversación que nos permite participar genuinamente de un mundo común, compartido y de alcance global. Cuenta  ya  con obras clásicas: Fever Pitch de Hornby, Futbol a Sol y Sombra de Galeano, y Anpiff de Tony Schumacher. Abre la mente, porque siempre está lleno de extranjeros, de nombres impronunciables y países lejanos. El futbol es la primera cara que da nuestro país en el extranjero.

Por ser tema de conversación universal, porque hay jugadores que además son buenas personas, por su significado político, por la posibilidad de hermandad que ofrece, el futbol es sin duda el tema más importante de los temas poco importantes.  

Ningún otro deporte se le compara: el golf es caro y da flojera; remo, automovilismo, tenis, son deportes solo para gente adinerada. En cambio el futbol es de todo el mundo, no respeta clases sociales, ni razas, ni sexo, es como el SIDA. Tampoco tiene edad, uno siempre puede ver un partido y mentar madres. Posee una función catártica, misteriosa, órfica.

Ningún otro deporte tiene tantas posibilidades de éxito: chaparros, gordos, feos, patizambos, no importa, el talento futbolístico no se relaciona con la apariencia. Además promueve las virtudes de trabajo conjunto: la solidaridad, el espíritu de sacrificio, la humildad: todo por el equipo, todo por los colores. La generosidad que lleva al olvido de uno mismo, la lealtad a la camiseta en los momentos difíciles. No en vano el balón de esta copa del Mundo se llama Teamgeist  „trabajo en equipo“,

“Goleo” mascota del mundial Alemania 2006.

Apopudobalia: un juego de ayer y hoy

Desde hace unos meses los alemanes llaman a Alemania “la tierra del futbol”. No porque supongan que aquí se inventó el futbol. Como aclara “Der neue Pauli” (Enciclopedia de la Antigüedad) en la página 895: la “Apopudobalia” es un deporte antiguo, ciertamente una forma temprana del moderno futbol. Aunque los detalles son desconocidos, ya en el siglo IV a.C. Achilleos Taktikos sitúa en su Gymnastika a los hombres alejadores de  pelota (άνδρες ἀποπουδοβαλόντες) en Corintio. Se sabe que la práctica llegó también a Roma; en un escrito post ciceroniano De viris illustribus (3,2) se mencionan “prominentes Apopudobalonten”. Entre el siglo I y II de nuestra era la Apopudobalia fue llevada por las legiones romanas a la Gran Bretaña, donde su práctica volvió a expandirse alrededor del siglo XIX. A pesar de su popularidad, el juego fue condenado durante el temprano Cristianismo (como consta en Tert. spectaculis 31 ss.) A partir del siglo IV no se encuentran más menciones de este deporte.  

Así que la autodenominación como tierra de futbol no es un reclamo histórico; más bien es la comprobación de un hecho. Desde la Copa Confederaciones el año pasado todo en Alemania, absolutamente todo gira alrededor de la pelota. Algunas máximas trascendentales pueden leerse en cualquier parte: “El balón es redondo”, “El partido dura 90 minutos”.

Doha, Qatar 2022.
Foto: Carlos Cisneros Guerrero

Junto a estas máximas hay también otras “grandes frases” pronunciadas por los comentadores alemanes quienes, al igual que sus colegas mexicanos, fluctúan entre la filosofía, el deporte, la parranda y la verborrea. Cito sólo dos:

“Tanto más ha durado el partido, cuanto menos tiempo falta para que termine.” Marcel Reif. 

“No, queridos espectadores, no  hemos instalado una  cámara lenta, en verdad él corre así de despacio.” Werner Hansch.

Tanta sabiduría solo puede compararse con aquella frase original de México cuando vamos perdiendo dos cero: “En efecto, amables aficionados, para seguir en el partido hace falta meter dos goles; primero uno y luego el otro”.

Frases como esas son objeto de reflexión en las universidades. Pertinentemente ha sido ya observado que ningún partido dura 90 minutos, ni la pelota es completamente redonda. 

Afición mexicana Qatar 2022.
Foto: Carlos Cisneros Guerrero.

En la Universidad de Konstanz, por ejemplo,  tienen  lugar una serie de conferencias sobre el tema: “Fazination Fußball”. Sociólogos, científicos del deporte y literatos aventuran las más descabelladas hipótesis. No he asistido a ninguna porque a esa hora tengo “sesión de futbol” (Fußball Veranstaltung): para los alemanes, un compromiso tan serio como cualquier otro, un deber riguroso y puntual.

En Alemania el futbol se ha transformado también en un tema de estado. Desde hace meses se discute en el gobierno si se debe utilizar al ejército para proteger a los visitantes o basta con la policía. Los parlamentarios temen a  los grupos prepolíticos que pululan en la Europa rica: los neonazis, los hooligans, los extremistas, los mexicanos que apagan la llama eterna, etc.

Tampoco las religiones se han mantenido al margen del futbol. Los obispos católicos han elaborado una página en internet para aquellos devotos también aficionados al futbol (www.kirche-am-ball.de) Entre otras cosas informa sobre las celebraciones Eucarísticas para extranjeros en su idioma durante la Copa. También trae bendiciones y oraciones con metáforas futbolísticas. La página de la Iglesia Evangélica (www.fangemeinde-ekd.de) tiene una sección llamada “Hymnen Karaoke” con la música y letra de los himnos de todos los países que participan en el Mundial. 

Por supuesto la avalancha de productos relativos al futbol llega a ser extenuante. Figuras de balones, estadios, jugadores por todas partes, lo mismo en los desodorantes que en los rollos de papel de baño, o en los dulces y chocolates, incluso en las panaderías se venden panes con balones estampados.: “Fußball ist  in der Luft” (el futbol está en el aire)

Afición polaca, Qatar 2022.
Foto: Carlos Cisneros Guerrero.

Los universitarios esperan afuera de las escuelas para intercambiar estampas con los niños de la escuela básica. Las estampas de jugadores holandeses, archirivales de Alemania, no valen nada. Balcones por toda la ciudad lucen decorados con banderas de todos los países participantes. Nosotros también pusimos la nuestra.

Por primera vez en muchos años, quizá décadas, los alemanes pueden sentirse orgullosos y contentos de ser alemanes, y manifestar el amor a su bandera y a su patria sin hacer temblar al resto de Europa y del mundo. El Presidente de Alemania, Horst Köhler, comentó incluso no sin un dejo de ironía, que le daba gusto ver que por fin otros coches además de su vehículo oficial eran adornados con banderas alemanas.

Deutsche Telekom (la compañía de teléfono)  ofrece durante el mundial llamar a cualquier país mundialista a 1 ct. por minuto, Obviamente Holanda está excluida a menos que sean llamadas para burlarse. 

Entre lo mejor que me ha tocado leer está un artículo que apareció en la sección sobre viajes del Frankurter Allgemeine Zeitung, el autor proponía que, en vista de la popularidad del balonpié, se adoptara la cancha de futbol como unidad de medida.  Así en lugar de decir que alguien posee dos hectáreas de tierra habría que decir que posee 10 o 15 canchas de futbol. Eso facilitaría la comprensión de las distancias, los tamaños y las proporciones entre los escolares.

Lo bueno es que el 9 de junio cada vez está más cerca. Menos plática y más goles.

Por cierto que la mención de la “Apopudobalia” fue una broma de los editores de la enciclopedia. La invención es obvia si se considera  quién es el editor de una de las fuentes consultadas: FS (jugador de Futbol) M. Sammer: egregio ex-futbolista de la selección alemana  y jugador del año en 1996. Lo dicho, es la futbolización de todo.

Mundial Qatar 2022.
Foto: Carlos Cisneros Guerrero.
Frankfurt verano 2006
München 2006, el día del juego por el tercer lugar Portugal – Alemania

Segunda oportunidad: análisis de los líderes de cada división en este segundo tercio de la temporada

New England Patriots, AFC Este

Quizá el equipo con menos talento, pero muy bien entrenados y con planteamientos de juego correctos. No hay mucho que decir, pues esto es lo que Belichick ha hecho desde siempre. Y se notaba que el equipo tenía muchas posibilidades de hacer cosas grandes cuando estuvo cerca de ganarle a los Cowboys y a los Buccaneers. Quizá aún queda la incógnita de cómo serán esos dos juegos contra los Bills para lograr amarrar la división. Además de que saber quién será el sembrado número uno en la americana es cada vez más incierto.

El único problema de este equipo es que, salvo ciertos jugadores desequilibrantes (como el linebacker defensivo Matt Judon), este equipo puede quedarse sin energía en momentos clave. Su pateador no me parece muy confiable como otros.

Kansas City Chiefs AFC Oeste

Muchos dicen que ya están de regreso, pero ¿Acaso se fueron? Lo único que ha pasado esta temporada es que las defensivas que los han derrotado han mostrado muchísima más disciplina que antes y ahora sí se quedan con todas esas intercepciones que le perdonaron a Patrick Mahomes la campaña pasada. 

La verdad, este equipo sigue igual que antes. Una defensiva con planteamientos correctos que logran sobrellevar la falta de muchos jugadores. Sí, muchos han dicho que se veía mal, pero creo que simplemente los equipos dejaron de tenerles miedo y se dieron cuenta que sólo había que ejecutar bien cada jugada para arrastrar a los eslabones más débil de esta defensiva. 

Aún podrían perder el liderato y, lo peor de todo, es que tienen muchos juegos en su contra al haber perdido contra líderes potenciales de cada división. Si esos equipos quedan de líderes, los Chiefs jugarían de visita en algunos juegos. Ser visitante podría ser complicado para este equipo, por eso deben amarrar muy bien los juegos divisionales para al menos tener un partido en casa para la postemporada. 

Baltimore Ravens, AFC Norte

El ritmo es malo. Este equipo había encontrado la manera de arreglárselas con las bajas para ganar los partidos. Pero en los últimos partidos ha ganado varios de milagro. Por supuesto que ganar es muy importante, pero desde el partido contra los Chargers, Lamar Jackson ha dejado de ser preciso en sus pases, luego de haber lanzado espectacularmente en por lo menos cinco juegos. Aún puede retomar el camino, y al igual que para los Chiefs, los juegos divisionales serán clave para amarrar su boleto a los Playoffs. 

No estoy muy seguro de que a este equipo le convenga ser el sembrado número uno porque históricamente, le va mejor como visitante. Pero esta temporada ha diferente: Cuando juegan en casa es cuando parecen no perder la vibra y encontrar esa chispa para no rendirse y seguir hasta el fin. Quizá esta temporada sea importante que la Final de Conferencia, si la juegan, sea en Baltimore.

Tenessee Titans, AFC Sur

Los Titans tienen un buen récord y grandes victorias dentro de su división, pero a diferencia de sus compañeros líderes, ellos están en una división más débil que sólo tiene a los Colts como amenaza aunque los Colts tienen muchos juegos de desventaja y quizá sólo logren rescatar un boleto como comodín, pese a lo bien que juegan y a lo peligrosos que son. 

El resto de la campaña, este equipo requiere obtener victorias para llegar a la postemporada. Luego queda esperar a que sus piezas clave regresen a tiempo para la postemporada. 

Pero ¿Con sus estrellas lograrán ganar? No sabemos cómo van a llegar y puede que en la postemporada los otros equipos encuentren cómo parar a Derrick Henry, algo que puede ocurrir, como en sus otras apariciones en postemporada, por lo que necesitan que también se recuperen sus otros jugadores clave. 

Dallas Cowboys, NFC Este

Es un equipo que necesita mucho a sus estrellas, pues su entrenador y planteamientos no son muy limpios ni buenos. Las decisiones de Mike McCarthy han dejado mucho que desear, aunque, en su favor, en esta segunda mitad han sido un poco mejores. 

En cuanto a la defensiva, es muy efectiva en los intercambios de balón. Pero luego se vuelve muy vulnerable cuando se trata de seguir un planteamiento disciplinado en el campo para detener ha ciertas estrellas de otros equipos, entre ellos: Davante Adams y Aaron Rodgers(Green Bay), DeAndre Hopkins y Kyler Murray (Arizona) y Tom Brady (Tampa Bay), todos ellos son jugadores cuya peligrosidad en el campo sólo se puede contener con planteamientos impecables y disciplina al seguir esos planteamientos. Esos son los rivales a vencer que tiene este equipo y hay mucho que corregir para ponerse a la altura del reto. 

De igual forma, lo peor es su pateador. Es muy inestable y poco confiable.

Arizona Cardinals, NFC Oeste

Un gran equipo que tiene un problema un poco preocupante. Ha logrado ganar con lesiones, y es probable que recupere a sus armas muy a tiempo. Esa es la clave. Este equipo puede aspirar a la cima siempre y cuando estén sanos y no llegue un descalabro con sus estrellas, pues lo peor que les podría pasar, es que las defensivas logren encontrarles una debilidad y todo les salga mal y eso no les puede pasar en la postemporada

Ese es el gran problema que tiene el equipo, pero quizá están a tiempo de cubrir esos problemas. 

Green Bay Packers NFC Norte

Es un gran equipo que sabe ganar y siempre es complicado ganarle, porque sus errores siempre se logran corregir, siempre y cuando, Aaron Rodgers esté en el el campo y de buenas. 

No hay mucho que decir. Si acaso lo que más preocupa es que su pateador ha empezado con una racha muy negativa, y podría ser factor en juegos decisivos. Una lástima, pues era uno de los mejores.

Tampa Bay, Buccaneers NFC Sur

Aún está por verse el impacto que tendrá la tontería de Antonio Brown, la salud de Rob Gronkowski y la estabilidad de su defensiva al tener tantas bajas. No son invencibles, pero sí que saben jugar muy bien. Quizá los Patriots y los Saints ya mostraron el camino para saber cómo incomodar y perturbar seriamente a Tom Brady. 

Habría que ver cómo reacciona en Playoffs el juego terrestre y hay que poner atención a ese otro juego en contra de los Saints, si ya encontraron la forma de sufrir contra ellos, o siguen siendo muy vulnerables.

Tom Brady sabe cómo ganar. Detenerlo es lo más importante para el resto de los equipos.  

Las tres mejores semanas de la NFL

Esta temporada se había perfilado muy interesante desde el principio. Muchos equipos estaban mostrando nuevas facetas y otros evidenciaban ciertas vulnerabilidades. Sin embargo, terminó el primer tercio de la temporada regular y las tendencias se vieron cuestionadas ¿Qué pasó? Aquí trataremos de dar algunas ideas de por qué los equipos perdedores derrotaron a los más enrachados, y porque los récords comienzan a ser muy similares entre todos los jugadores. 

Ya te conocemos

Lamar Jackson, Patrick Mahomes y Josh Allen han llegado a un momento clave de sus carreras, las defensivas ya se ajustaron. La mayoría de los equipos ya los han enfrentado, hay mucho video de ellos y pese a su progreso, hay cosas que dejan en los videos y que, con bastante disciplina, una defensiva puede detener, incomodar y derrotar al mariscal de campo. 

Patrick Mahomes toma decisiones muy arriesgadas, Lamar Jackson no se deshace rápido del balón y Josh Allen puede tener malos días si logras inutilizar sus armas, las cuales han demostrado no ser muy consistentes.

Claro, los equipos igual pueden ajustar, pero ya hay recetas y sobre todo un camino a tomar si quieres contrarrestar estos grandes equipos. 

No te confíes

Si hay algo que disfruto es ver cuando los analistas se equivocan. Los Power Rankings me parecen una medida semanal sumamente cuestionable. Saber quién es el mejor por cómo van los partidos por semana es una de las cosas más infantiles que existen. Un equipo se mide por consistencia, ejecución y ajuste. Eso se va evaluando más allá de las victorias, que son importantes, pero no decisivas para entender quién tiene y no tiene posibilidades. 

Medirte por tu récord es dejar de lado los errores y la suerte que pudiste tener en un partido. Eso hace que tanto los analistas como los equipos se confíen cuando se enfrentan contra equipos “más débiles”. Y eso les cobra factura en sus análisis y en los partidos a cada uno. 

Es imposible jugar al 100 por ciento

No se trata de ganar todo. Por mucho que eso parece que pidan los analistas. Rendir siempre a muy alto nivel, no sólo es imposible en una liga con los atletas de tan alto nivel que hay en la NFL, sino que cobra factura. Hemos visto muchas lesiones en esta temporada de jugadores clave, algunos de ellos por accidente, pero otros porque, evidentemente, se exigen demasiado cada partido y su cuerpo se quiebra. Perder o no estar a la altura es común, claro, la consistencia aún existe, sólo que esta no puede ser eterna. 

Además, no hay que olvidar que sigue el virus y las lesiones siempre se van a venir en cualquier momento. La falta de jugadores clave se llega a sentir en partidos que pueden suponer la derrota de sus equipos con otros que no parecen tan aterradores.

¡Qué gran temporada!

¿Quién va a ganar el SuperBowl? La hermosa respuesta es que no sabemos. Porque todos tienen debilidades, todos han hecho ajustes, y los contendientes no están tan claros. Cualquiera se va a poder llevar este campeonato. Y eso es lo que hace de esta temporada una de las más divertidas, interesantes y competitivas.

Primera oportunidad: Análisis de los líderes de cada división

Acabamos de llegar al final del primer tercio de la temporada, la primera oportunidad, la primera jugada ¿Cómo se han comportado los equipos y qué están presentando en sus primeros intentos por lograr su boleto a Playoffs? Es complicado dar al clavo en un análisis aquí, pero haré lo mejor que pueda. Algo es cierto, parece que la competitividad en esta temporada es más palpable.

Aún hay demasiados juegos por delante y muchos equipos aún pueden empeorar, mejorar o quedarse como están. Sin embargo, me parece un interesante ejercicio repasar a cada uno de los líderes de división presentes, pues ellos ya cumplieron con una buena primera oportunidad. 

Bills, líder de la AFC Este (4-2)

Los Bills se han visto contundentes, claro, contra equipos muy malos y un Kansas City que se cansa de hacerse el Harakiri por el exceso de riesgo y heroicidad en sus jugadas. Sin embargo, aquí los puntos a destacar de este equipo tan potente.

  • Su récord es bueno, ya que ha cumplido y sacado los partidos que tenía que sacar y con autoridad. 
    • Las victorias: si bien destrozó a malos equipos, también le tocó derrotar a Kansas City. Un equipo peligroso, pero que si le juegas con disciplina y tienes una ofensiva con la cuál poner puntos eres capaz de utilizar su exceso de errores y su mala defensiva. Sin embargo, pocos equipos tienen el personal y el entrenador para hacer cara a ese equipo. 
    • Las derrotas son una clara muestra que la presión a Josh Allen es quizá una de las claves, pese a su movilidad. T.J. Watt lo mantuvo contra las cuerdas, y Titans supo mantenerlo incómodo para generar errores. 
  • Su ofensiva es explosiva y uno debe tenerle respeto. Sus debilidades son la presión y detener su ataque terrestre. Su defensiva tiene buen personal y es disciplinada. Sin embargo, es susceptible al cansancio. Es importante mantenerla en el campo, aprovechar los errores que tengan, los pases cortos y un juego terrestre pueden ser poco sensacionales pero los equipos que los derrotaron parece que han ido por esa vía. Titans estableció esto y pudo abrirlos para luego tirar pases un poco más largos.
  • En su división no hay mucho que temer. Patriots son los más peligrosos, pero han demostrado que no tiene el personal para dar la estocada final y ganar sus partidos más complicados. Sin embargo, los Bills no se deben confiar cuando llegue su encuentro.

Chargers, líder de la AFC Oeste (4-2)

Los Chargers han tenido una evolución importante, de perder sus partidos, han aprendido a ganarlos y cada vez cometen menos errores costosos. Estos siguen ahí, pero se van erradicando con cada partido. Estos son los puntos a destacar de este equipo. 

  • Su récord es decente, pues el margen de error en esta división no es tan laxo como en la anterior.
    • Las victorias: se han visto muy competitivos en sus juegos, pero lo más importante, es que han sido divisionales. Si vas a ganarle o empatar récords en tu división, lo mejor siempre será que los duelos internos los ganes.
    • Las derrotas: debieron ganarle a Dallas, pero es claro que aún estaban en proceso de arreglar su gran problema con pañuelos y tonterías hechas en los momentos clave de los partidos. El juego contra los Ravens debió doler, pero quizá es bueno verlo ahora que más adelante en la temporada. Es ajustable.
  • Su ofensiva es explosiva y aterradora. Su mariscal de campo es joven pero lleno de mucho talento y ha demostrado nervios de acero. Los receptores son buenos, pero muy humanos. Lo más importante para este equipo es mantenerse sano. Sin embargo, la defensiva tiene muchos problemas con el juego terrestre. Ha sido una ventaja estar en una división que no corre mucho (por el momento), pero de verdad le urge ajustar ese detalle, porque los equipos de la americana y la nacional líderes son muy buenos corriendo el balón. Eso los hace los líderes más vulnerables de los cuatro de la americana.
  • Su división es peligrosa y deben cuidar su liderato. Kansas City es un petardo que se puede autodestruir o fulminar y quedarse aún con la división. Raiders también tienen equipo para disputar ese liderato.

Ravens, líder de la AFC Norte (5-1)

Mis hermosos Ravens van muy bien. Hay mucho que mejorar y aquí los puntos a destacar.

  • Su récord es genial, tomando en cuenta lo lastimados que están. Mantener el ritmo es importante. Su récord, por el momento, los pone arriba del resto de los equipos de la americana. Eso me hace muy feliz. Por favor, no le den el MVP a Lamar, porque el MVP nunca gana el Superbowl en la década reciente. 
    • Las victorias: esas victorias cardiacas, casi con la mano de Dios ayudándolos son espectaculares, hablan mucho de un equipo que nunca se rinde y un entrenador que los mantiene en el juego hasta el final y confía en ellos. La victoria contra los Chargers fue un buen respiro y una muestra del potencial del equipo si no abandona los fundamentos.
    • Las derrotas: ese juego contra los Raiders, aún duele, pues lo tenían en la bolsa y lo dejaron ir al final. Es importante no confiarse nunca, eso fue una buena señal de ajuste en el juego contra los Chargers. Nunca bajarle a la intensidad. Claro, esto puede ir en deterioro del performance en una temporada tan larga.
  • Su ofensiva es explosiva ha logrado ajustar. Las jugadas mandadas son cada vez mejores, aunque luego tienen sus problemas. Siento que el potencial de los jugadores apenas está floreciendo. La defensiva es perfectible, fue bueno el juego contra los Chargers, pero el trabajo debe seguir firme. TIENEN A JUSTIN TUKER. Eso ayuda siempre. 
  • Su división siempre es dura. Los Bengals son dignos de respetarse. Pittsburg no se puede dejar de lado, da igual cómo estén los equipos, estos juegos siempre son difíciles y T.J. Watt conoce muy bien a Lamar. La mayor prueba son esos juegos divisionales. Si los pasan con buena nota, los Playoffs son el límite.

Titans, líder de la AFC Sur (4-2)

De todos los líderes, es el que ha tenido más defectos, rarezas, pero son un equipo de Playoffs, y cuando digo esto no es porque los ponga ahí, sino porque tienen un espíritu ganador que hace que le puedan ganar a cualquiera cuando sus piezas y pasión embonan en el momento justo.

  • Su récord es débil, pero su espíritu, no. Es un equipo muy agresivo y nadie debe descartarlo. No importa dónde quede. Yo que el resto de los equipos de la Americana deseaba que los Colts les quiten el liderato.
    • Las victorias: han sido muy raras. Una que vino de atrás contra una defensiva débil, otra que se apoderó del partido contra un equipo colegial, y la última que de verdad mostró lo peligroso que siempre va a ser este equipo.
    • Las derrotas: la que más preocupa es la derrota contra Cardinals. Cuando el rival los descifra y no deja que entren en calor, este equipo se desinfla.
  • Su ofensiva es un Trailer que destroza defensivos. Es humano y se le puede detener, pero si toma vuelo, ya puedes darte por muerto. El ataque aéreo es inestable, pero su mariscal de campo es capaz de prender el switch y ser igual de peligroso. La defensiva deja mucho que desear. La disciplina es la gran falla de esta defensiva. hay mucho por qué trabajar, pero el juego con los Bills demostró que son entrenadles y mejorables. 
  • En su división luce manejable. Deben tratar de despegar y no desperdiciar las oportunidades de los duelos divisionales. Si logran despegarse un partido más de los Colts durante el segundo tercio de la temporada, el tercer tercio va a colocar todo en sus manos para regresar a los Playoffs y ser un equipo muy incómodo.

Cowboys, líder de la NFC Este (5-1)

Dallas lo está logrando. Si bien su entrenador deja mucho que desear, los demás entrenadores y el personal están respondiendo muy bien. Dak es su MVP, pues con él son muchos mejores.

  • Su récord ya empato al resto de los equipos y tienen el desempate contra los Bills. Es un equipo muy agresivo y nadie debe descartarlo. No importa dónde quede. Yo que el resto de los equipos de la Americana deseaba que los Colts les quiten el liderato.
    • Las victorias: Si bien tuvieron un poco de suerte contra los Chargers ya que estos se cansaron de buscar perder el partido, el resto de victorias han sido muy convincentes. El ritmo está puesto.
    • Las derrotas: esa derrota contra los Buccaeers demostró que, en juegos cerrados, su mayor debilidad es su pateador y su entrenador. Dallas debe intentar ser perfecto en su ejecución para no tener juegos tan cerrados con equipos muy buenos que jueguen con disciplina y personal.
    • Su ofensiva está bastante balanceada y tiene muchas armas. Admito que no creía mucho en Dack, y cuando se platicaba lo de su contacto (con la experiencia que tenía con Flaco) me oponía a un gran contrato. No obstante, creo que ha demostrado que sí lo vale y que no sólo es habilidad, sino que ha comprendido cada vez mejor el juego. Su defensiva está volviendo desequilibrante para el rival, y me parece que se puede confiar en ella para las jugadas grandes.
    • Su entrenador y pateador son un problema ¿Cómo te la juegas en cuarta en el primer cuarto, en la primera caminata ofensiva en tu propio campo? Este entrenador puede ser un problema en Playoffs.
  • Su división es mala. Una decente tercera mitad y me atrevo a decir que ya estarían amarrando su boleto a playoffs, no matemáticamente, pero sí realistamente. 

Cardinals, líder de la NFC Oeste (6-0)

Wow, no hay mucho que decir. Las armas y la habilidad de su mariscal de campo no parecen ser contentibles. Aquí el análisis del equipo.

  • El mejor récord de la NFL. No hay más que decir. Claro, hay dos partidos que pudieron perder. Contra los Vikings, tuvieron la fortuna de enfrentarse a un equipo históricamente maldecido por sus pateadores. Contra San Francisco, enfrentaron a un mariscal de campo novato y a un entrenador que parece no saber qué hacer con él. Es un riesgo llegar invicto. Siempre es mejor perder en temporada regular que en Playoffs y rasguñar algunas victorias.
  • Su ofensiva es ABRUMADORA. Demasiadas armas y el mariscal de campo que debe ser MVP. La defensiva, aunque se vio vulnerable contra los Vikings, creo que puede ser efectiva la mayor parte del tiempo. Lo que deben de mantener es la salud de sus jugadores ¿Temporada perfecta? Fans de los Cardinals, no soy quién para negarles este deseo. Se vale soñar.
  • Su división tiene un contrincante digno, Rams. Ya le ganaron y eso les da mucha ventaja. La gente creía que la división sería muy competitiva, pero parece que es de sólo dos, por el número de lesiones que los otros equipos enfrentan, y esquemas ofensivos y defensivos muy cuestionables. 

Packers, “dueño” de la NFC Norte (5-1)

Aaron Rodgers ya lo dijo: “Aún es su dueño”. Si bien en esta temporada no han sido tan espectaculares, han sabido sacar los partidos y demostrar lo peligrosos que son . Su récord es débil, pero su espíritu, no. Es un equipo muy agresivo y nadie debe descartarlo. No importa dónde quede. Yo que el resto de los equipos de la Americana deseaba que los Colts les quiten el liderato.

  • Las victorias: Buen ritmo, quizá algo que siempre esperamos al ser comandados por un gran mariscal de campo con gran veteranía y conocimiento del juego. 
  • Las derrotas: Rodgers no sólo es capas de lograr el Last dance, sino de bailar las calmadas. Cuando juega bien, el equipo tiene todo para ganar. Cuando juega mal, Dios, qué palizas les dan. La actitud y la calma es el mejor amigo de los Packers.
  • Su ofensiva es Rodgers. Su defensiva puede alzar la mano en momentos importantes. Abría que ver cómo se desenvuelven el Playoffs y, más importante, en esa final de conferencia siempre perdida.
  • Son dueños de su división. Aún es temprano, pero creo que en la mente de ellos la eta no es ganar la división, sino ser el sembrado uno de la conferencia.

Buccaneers, líder de la NFC Sur (5-1)

Tom Brady vino a salvar a este equipo. Su experiencia, su liderazgo, su habilidad los hacen seguir siendo un equipo peligroso y que nunca hay que descontar si se meten a postemporada.

  • Su récord es muy bueno, y ahora pueden empezar a reinar sobre su división. Tom bardo ya conoce más el equipo y el cielo es el límite.
    • Las victorias: Si bien, de pronto, hay equipos que se le empiezan a indigestar, Tom siempre logra tener el control al final. Nunca, realmente, parece que tienen la oportunidad para perder esos juegos.  
    • Las derrotas: esa derrota fue dolorosa, pero fue contra un buen equipo y, quizá, es mejor perder estos juegos ahora. Tom Brady lo hizo con los patriotas y lo está haciendo ahora. Mejor no le ganes en temporada regular, porque él sabrá tener su revancha en Playoffs, donde más cuenta. 
  • Su ofensiva no es perfecta, pero saben ajustar cuando es el momento. La salud en su defensiva es el gran problema, pues sin una defensiva competente no podrán parar a todos los equipos líderes.
  • Su división es de regular a mala. Sólo deben evitar que los Saints (que tienen un buen entrenador) tomen ritmo, aunque puede ser muy difícil por lo inestable que luce el equipo. 

Tres reflexiones y un cuervo: Semana 5 de la NFL

La semana cinco de la NFL ha tenido un sabor extraño. Varios equipos parecen ya no responder, otros despiertan y otros siguen con la misma racha (positiva o negativa) que tomaron desde el inicio de la campaña. Aquí algunos partidos que subrayo por lo que pueden representar para lo que resta de la campaña

Browns aún no cierran, Chargers mejoran

Uno de los partidos más divertidos fue el de Cleveland contra los Chargers. Por parte de los Browns, se nota que la agresividad no es una opción sino una identidad. Browns no quieren bajar la intensidad, su juego terrestre es físico y su defensiva presiona con fuerza, pero lo que más me gusta es el detalle y la limpieza en la ejecución. Desde la pretemporada, me impresionó cómo todos los elementos se mueven al mismo tiempo, como si fueran una parvada de pájaros en el cielo. Sin embargo, aún tienen un problema para cerrar. La selección de jugadas durante todo el partido fue impecable. Pero hubo una serie que acabó en tres y fuera cuando tenían la ventaja en el último cuarto, faltó algo de imaginación ahí. Sin contar que hubo mucha desesperación en la última serie para ganar el partido que fracasó.

Chargers cada vez mejoran en la disciplina, pese a que los oficiales les cobraron una interferencia a los Browns que en realidad debió ser en contra de los Chargers. Eso fue suerte, pero, de ahí en fuera, el juego dejó de tener formaciones ilegales y pañuelos costosos. Si siguen así podrán meter tantos puntos como lo hicieron en este juego. Si tuviera que mencionar un problema, es que fueron arrastrados por juego terrestre de los Browns, pero en su división eso es algo que escasea. Se entiende que les falte saber cómo parar la carrera. Y claro, la limpia ejecución de los Browns es mortal.

Packers y Bengals: más similares de lo que cries

Los empacadores estuvieron apunto de perder, de ganar, de empatar, pero al final sacaron el partido. Fue muy raro ver a un pateador como Mason Crosby fallar tanto en esos momentos. No creo que sea una tendencia y sólo fue un mal día, pues ambos pateadores tuvieron sus problemas. Lo que hay que destacar es que Green Bay no se vio tan dominante gracias a un buen planteamiento defensivo. Bengals tuvieron muy buenos destellos de fuerza como para poder ganarle a Green Bay, pero se notaba un poco la inexperiencia en ciertas jugadas. 

Sin embargo, este partido, más que esclarecer, metió más dudas. Por un lado, las defensivas de estos equipos han demostrado que pueden meter las manos cuando se necesita, pero la falla tan constante de ambos pateadores no me deja saber quién tuvo buenas actuaciones, pues los equipos acercaron a sus pateadores, sólo que esto no se vio reflejado en el marcador. Habrá que ver cómo se comportan el resto de la temporada, pero lo que sí queda claro es que ambos ya están cerrando el primer tercio de la temporada de la mejor manera posible para sus realidades. 

El oeste de la nacional luce cada vez más extraño

En esta semana estos equipos tuvieron sólo juegos divisionales, lo cuál nos muestra lo mucho que se conocen estos equipos. Parece que Carninals sigue demostrando superioridad por su récord invicto, y los Rams sólo perdieron contra este mismo equipo (y de qué forma). Pero esta semana los juegos fueron muy raros, tanto o más que los uniformes de marcatexto de Seattle. 

San Francisco paró muy bien a la máquina ofensiva de los Cardinals. No obstante, se vio muy reducido por la evidente inexperiencia de su talentoso (pero bastante novato) mariscal de campo, Shanahan aún no puede ajustar bien un plan para este jugador. Lo cuál muestra que Cardinals sí puede ser limitado, aunque su defensiva sabe levantar la mano.

Seattle y Rams no estaban finos porque sus mariscales de campo no estaban muy sanos. Sorprende que Geno Smith jugara un poco mejor que Wilson, lo cuál no se puede pensar que es porque sea un mejor jugador. Siento que las jugadas fueron mejor planeadas para este remplazo. No puedo aseverarlo con certeza, pero pareciera que el coordinador se está recargando mucho en la gran habilidad de Wilson. 

Geno tuvo mejor desempeño que Wilson porque enviaron mejores jugadas, más sencillas y rápidas, con contrapeso en el juego terrestre. Wilson es grande, pero debes ayudarlo para que no se ponga el equipo encima. También hay que recordar que el rival planea para derrotar al titular, no al suplente, luego por eso hay sorpresas, porque la defensiva no tenía contempladas ciertas jugadas, tampoco se puede dejar de lado esto. Claro, también la defensiva de Rams está muy lejos de ser lo que pudo ser la temporada pasada.

En fin, es una división agresiva, y se pondrá más rara en sus encuentros. Sobre todo, porque los récords se ponen algo distantes y las lesiones parece que pueden irle costando el camino a algunos de estos, Wilson fue bien remplazado en medio cuarto, pero será imposible remplazarlo por todas las semanas que se va a perder.

Un cuervo

Puff Se ganó el juego. Cardiaco y yo estuve a punto de tirar la toalla. Pero qué gran regreso y que gran ajuste. Aquí los puntos a destacar:

  • Los cuervos se durmieron y no despertaron toda la primera mitad. No pueden hacer esto contra los Chargers el próximo domingo.
  • Esa defensiva tiene mucho problemas, no saben teclear y pierden muchos ángulos, además de que uno de los esquineros que está remplazando a Marcus Peters es muy malo. Sin embargo, se nota que tienen pasión. Cuando se prendieron, hicieron de todo, hasta parar un gol de campo. Claro, de esa pasión vino una terrible falta, pues se calentó demás el defensivo cuando no debía y les dio vida a los Colts. La excusa de que primero fue puerco el de los Colts no es suficiente para perdonar ese empujón que le dio al jugador ofensivo. Hay que ser más disciplinados. Si te hacen algo ¡Acúsalos con los referís! Eso es más inteligente. 
  • Tuvieron mucha suerte de que el pateador de los Colts estuviera lesionado, eso facilitó muchas cosas durante el juego. Hay que admirar que lograra meter alguno que otro punto pese a la lesión. 
  • Hay mucho que ajustar, pero parece que las cosas pueden mejorar si continúan mostrando todo ese potencial que saben que tienen. 
MDNMDN