Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Godzilla y su explicación teológica

por | Jul 26, 2022 | 1 Comentario

Ilustración de la autora

Síguenos en nuestro canal de Telegram:
https://t.me/spesetcivitas

Es fascinante, para mí, encontrar patrones que se repiten tanto en las hojas de un libro o verlo plasmado en la pantalla de Hollywood, y más si se trata de la historia que resuena tanto con el inconsciente colectivo. Me hace entrever que el concepto de que Dios grabó en el corazón de los hombres algo en común parece, cada vez más, ser cierto después de todo. 

¿Pero quién podría creer que la historia del evangelio está plasmada en Godzilla? ¿no suena esto absurdo, dado que se trata de un monstruo? 

Déjenme desmenuzar para ustedes. 

La palabra monstruo proviene del latín monstrum, o bien ‘prodigio’, un suceso sobrenatural. Era voz religiosa que designaba un prodigio que reflejaba la “voluntad de los dioses”, de ahí se aplicó a un objeto o ser de carácter excepcional. Un monstruo siempre es, intrínsecamente, una criatura superior al ser humano en todos sus aspectos, físicos e intelectuales, por ello no deja de representar cierta amenaza para la existencia del hombre, el cual es tan frágil ante un mundo que desconoce. En este sentido, el monstruo de Godzilla como metáfora para señalar aquello que es superior o inalcanzable y últimamente ser una aproximación (inexacta, obvio, todas las historias son imperfectas) a lo divino. Dios es todopoderoso y sí, al serlo, por supuesto hay un aspecto “peligroso” en Él. Más vale no pelearse porque terminarás perdiendo. En esta historia no sólo el ser puede tener una personalidad benévola si se le trata con respeto, sino que acaba con el mismísimo mal.  

Godzilla surgió por primera vez en los años cincuenta en Japón. La explicación ficticia del nacimiento de esta criatura es un ejemplo real de cómo de grandes tragedias puede surgir una nueva y bella creación. Con esto quiero decir que Gōjira (por su nombre en japonés) surge como concepto tras la segunda guerra mundial. Inicialmente es un tipo de dinosaurio (iguana, en otras versiones) que de alguna manera se ultra mutó cuando las bombas atómicas asolaron este país. Godzilla es la representación del inconsciente de millones de japoneses que tuvieron que atravesar por eso y que, una vez que sobrevives, el resultado es el nacimiento de una persona totalmente diferente. Godzilla es usado para ser la personificación de los resultados de la guerra y el horror del hombre moderno, que se ha agotado en una ciencia que, últimamente, no ha servido a otra cosa más que para el genocidio. Tienes que hacerte una coraza tras un evento así, de lo contrario la naturaleza te termina venciendo. Te vuelves letal. Un monstruo. La cuestión es ¿qué tipo de monstruo deseas ser? ¿El monstruo que tienes que destruir, como Frankenstein, por ser una abominación de la naturaleza? ¿o el monstruo que decide usar toda su nueva fisonomía para salvar el día? 

Todos los hombres tenemos que responder eso. Es crucial.

Mucha gente desconoce el propósito del sufrimiento en esta vida, pero una revelación que me gusta compartir es que su existencia tiene dos propósitos: o corrompe, o purifica. Tal es el caso de Godzilla donde a veces juega el papel del villano o del héroe, según la dirección de la empresa que tenga los derechos. 

Afortunadamente, en esta última versión, decidieron darle la capa de héroe ¡y vaya héroe! No debe de sorprendernos que Cristo, o la figura del “salvador de la humanidad” está presente en muchísimas historias, y esta película no es la excepción. 

En la primera película de la franquicia tenemos un plot sencillo. Godzilla existe, el gobierno lo mantiene más o menos alejado. Es una criatura relativamente pacífica, que no ataca humanos, incluso cuando éstos le mostraron gran hostilidad arrojándole sus bombas atómicas en los años sesenta. Pero éstas no le afectan; al contrario, Godzilla se alimenta de la energía atómica. Todo mal él lo transforma en bien, en algo a su favor. Hay muchas leyendas sobre él, y se dice ser más antiguo que los mismos dinosaurios, pues puede hibernar por siglos y los primeros humanos lo consideraban como el dios superior de varios, lo que le da cierto aspecto de inmortalidad. Su verdadera naturaleza se deja relucir cuando un nuevo monstruo, o titan kaiju, puebla los rincones de San Francisco (si la historia tenía que desarrollarse en Estados Unidos, los directores se aseguraron de que fuera un lugar donde la vibra japonesa fuera latente). Aquí empieza la lucha entre Godzilla y los MUTOS ¿Cuál es la verdadera amenaza de estos últimos? Su alta reproducción que podría acabar con la especie humana. Pero ningún titán puede sobrepasar a Godzilla, quien anticipa el peligro de manera que se ve en la necesidad de intervenir. Rememora la imagen de Cristo en esta primera entrega porque, después de tantos años de permanecer inactivo, toma acción. Y si algo puede esparcirse rápidamente es el pecado, y eso es lo que él viene a aniquilar. Cuando Godzilla termina y abandona la ciudad victoriosamente, tiene una gran cantidad de humanos cautivados de cómo semejante animal, un milagro de la naturaleza, los ha logrado salvar de una amenaza aún más grande. Su fama comienza a esparcirse hasta incluso crear juguetes de él. 

Fotografía de Daniel Hooper

Pero no todas las personas están contentas. 

En su segunda entrega del 2019 vemos que las controversias no tardan en cuestionar si Godzilla es un animal peligroso para los humanos y si deben acabar con él. Aquí vemos los paralelismos con Cristo. Él, quien era pacífico, curaba a las personas y no era un artífice para ser usado para la guerra, comienza a padecer las hostilidades de la gente que le teme a lo diferente.  En la película observamos algunos profetas, como el Dr. Ishiro Serizawa y Dra. Ilene Chen, quienes tratan de hacerle ver al gobierno que estos animales, en especial Godzilla, no representan una amenaza. Pero el gobierno se mantiene incrédulo, como la nueva Roma. Ishiro e Ilene son japoneses, porque en esta versión, no podía faltar “un pueblo” que conoce, entiende y venera a Godzilla, tal cual como el pueblo judío. Ellos junto con otros científicos occidentales que creen en la causa (igual que los gentiles) han fundado una asociación llamada Monarch, dedicada a estudiar a los kaiju. La Dra. Emma es famosa entre sus rangos por haber fabricado un aparato que puede comunicarse con los titanes. Este aspecto, evidentemente, le da un papel importante dentro de la historia, porque puede entender su lenguaje para dirigirlos, al igual que Pedro, siendo este pastor que dirige con su vara a los seguidores de Cristo. Emma despierta a Mothra, un kaiju femenino de increíble belleza, y es la primera en ejercer el “don” o la gracia de poder comunicarse con los humanos. 

Empero, la Dra. Emma ha traicionado la causa, como Pedro a Cristo ¿la razón? El sufrimiento que le hace pensar que los humanos somos una infección que los titanes vienen a curar de la tierra, por lo que une fuerzas con el exmilitar Alan Jonah y sus eco-terroristas para acabar de una vez por todas a la humanidad. En realidad, Emma está trastocada por la muerte de su hijo y el divorcio en su familia. Esta amargura, junto con su conocimiento científico, la ha llevado a justificar el genocidio de la raza humana: piensa que no hacemos otra cosa más que afectar al planeta. Semejante retórica suena tremendamente familiar para el hombre moderno. Si nos ponemos a pensar ¿Qué abunda hoy en día en los medios de comunicación? Noticia tras noticia sobre el cambio climático, los desastres ecológicos y cómo el hombre es la causa de todo ello.  

Alan y Emma despiertan de la Antártida al Monstruo Zero. Se me hace tremendamente curioso como los directores han puesto cuidado hasta en su localización. En la geografía de la Biblia, norte significa el cielo, y el sur apunta a las tinieblas, al infierno ¿y por qué son los humanos quienes despiertan a estos monstruos? Porque el diablo y el mal no pueden intervenir, a menos que las personas les demos entrada con nuestro libre albedrío. Poco a poco se nos va develando que Godzilla desterró a Ghidorah y lo congeló para pasar una eternidad ahí. Alan y Emma tienen la intención de ir despertando a cada titán para que “limpien” a la Tierra de la infección humana, empezando por él. Ellos creen que están haciendo un bien para el planeta. Pero lo que no saben es que el Monstruo Zero, a diferencia del resto de los titanes, no es endémico ¡sino un alienígena! O, mejor dicho, en las palabras de uno de los personajes, es un “falso rey” ¿esto nos suena? Por supuesto, el Monstruo Zero representa a Satanás. Ha caído de las estrellas, de la misma manera en que se nos revela en el apocalipsis el tercio de estrellas que cayeron del cielo, o bien, el tercio de ángeles que se transformaron en demonios. Su advenimiento representa el quiebre del equilibrio al convertirse en el principal enemigo del planeta. Hasta está en su nombre, Ghidorah, que es el resultado de la deformación de la expresión en inglés “King Hydra” (Rey Hidra), por causa de la pronunciación japonesa. Empieza con G porque es el Némesis de Godzilla. No por algo tiene tres cabezas, en un intento, quizá, de parecerse a Dios mismo. Una hydra es un dragón con varias cabezas que aparece en el último libro de la Biblia, y representa los siete pecados capitales. Ghidorah escapa de las garras de Godzilla, quien curiosamente si no fuera por la constante prerrogativa de los humanos, ya lo habría vencido. Ghidorah se levanta a todos los titanes, desde un volcán, en una escena épica, donde libera un rugido espantoso. Ahí hay una cruz como para darle la vibra al espectador de que éste es el inicio de un apocalipsis. Empero, Monstruo Zero no es el anticristo, ya que éste saldrá en la tercera película de Godzilla, cuando los humanos intentan reemplazarlo con una versión chafa de él y con justa razón se enfada y vuelve a intervenir, lo que se conoce en el cristianismo como la segunda venida de Jesús. 

Ghidorah les hace creer al resto de los titanes que él es el nuevo alfa, como en la jerarquía animal, y obedecen sus órdenes de no dejar piedra sobre piedra. El más simpático de todos ellos es Rondan, un titán con cara de cuervo que representa, creo yo, a la conveniencia social de la humanidad que se reserva a ir con la corriente de quien tenga el poder. Los símbolos bíblicos continúan a lo largo de la historia en un Crescendo estrepitoso. A Ghidorah se le atribuye la destrucción del planeta Venus ¿y qué es el planeta Venus en términos simbólicos? Venus es la mujer. Satanás primero tentó a la mujer. Por eso es una mujer quien últimamente lo vence, por medio de Mothra y Emma, quien al final se da cuenta del desastre que ha causado y trata de componerlo, al igual que Pedro, hasta el punto de sacrificar su propia vida tratando de distraer a Ghidorah para darle tiempo a Godzilla a que llegue a la última batalla. 

En la segunda pelea que Ghidorah y Godzilla mantienen en el océano, el gobierno de los humanos no se deja esperar y mandan una bomba para terminar con los dos, de la misma manera en que las personas matamos al Hijo de Dios. Nosotros siempre echamos todo a perder cuando creemos que solitos podemos derrotar las fuerzas del mal sin la ayuda de Dios. La bomba tiene el efecto contrario, venciendo a Godzilla, representando la muerte de Jesucristo en la cruz y su descenso al inframundo. Ghidorah regresa, en cambio, inafectado, más fuerte que nunca (aparentemente).  

Fotografía de Markus Winkler

El grupo de Monarch, o los verdaderos fieles que estiman a Godzilla, abandonan toda esperanza de que siga vivo. Pero justo cuando creen que todo está perdido, para remarcar con broche de oro, Mothra llega, desplegando el cielo con sus portentosas alas de polilla, emitiendo un canto precioso, desterrando la lluvia y la tristeza con su luz angelical. Sin su canto, el equipo de Monarch no se habrían imaginado que la esperanza no está perdida, pues detectan los latidos de un corazón en las profundidades del océano, animado por el amor que representa el canto de esta criatura.  Es aquí donde se nos devela una interacción de extrema envergadura, pues Mothra es la “reina” de los monstruos y, por lo tanto, el que ha descendido al océano es su amado rey. Sabemos bien que, en el lenguaje cristiano, María es la madre de Jesús y es espejo de la iglesia, la novia de Jesús. Estas dos naturalezas están claramente embelesadas en la criatura Mothra. La virgen María, como humana, tiene una relación extraordinaria con Dios porque es hija, madre y esposa de Él. En esta versión de la historia se nos cuenta que Godzilla y Mothra ejercen una relación de “simbiosis” o bien, una asociación íntima en la que dos animales de diferentes especies se benefician el uno del otro. De hecho, las fuentes oficiales del Monster Verse dicen que los ojos en las alas de polilla de Mothra se parecen a los ojos de Godzilla para intimidar a los enemigos. Creo que a nadie de nosotros nos consta cómo lucían físicamente las personas de María y Jesús, pero me gusta pensar que tenían los mismos ojos, tanto por ley de genética como porque jamás hubo dos humanos que caminaran en la Tierra sin pecado alguno.  

La única manera de traer a Godzilla de regreso es activar cerca de él una bomba atómica que lo pueda restablecer. Curiosamente la sábana de Turín que se dice ser la que envolvió a Jesús contiene altos niveles de radiación imposibles para esa época. A Godzilla lo descubren durmiente, en lo que parece ser un templo arcaico, remarcando la imagen del sacrificio bíblico, del cordero ante el altar ¿qué más puro que un animal? Los animales, a diferencia de los humanos, siguen sus naturalezas y no conocen el mal. El Dr. Ishiro Serizawa sabe pilotar submarinos y decide sacrificarse para esta misión, no sin dejar antes atrás, sus “escritos” para que los cuiden. Ishiro representa el espíritu de Dios que trae a Jesús de vuelta a la vida, esta vez, con las crestas crecidas y una complexión más grande que antes. Esta información es semejante cuando en los evangelios se atestigua que Jesús, tras su sacrificio, adquirió un cuerpo perfecto, capaz incluso de teletransportarse.  

Godzilla ha descendido y resucitado para derrotar al falso rey una vez más.

Esto altera de sobremanera el comportamiento de los titanes, quienes perciben el mensaje de la herencia de la Dr. Emma, y se dan cuenta que los han estado manipulando todo ese tiempo.  Los humanos, agradecidos por la salvación que él representa, ya que es el único que puede vencer al Monstruo Zero, deciden unir fuerzas con él y derrotar a Ghidorah. Esto subraya el destino de los humanos que debemos unirnos para acabar con las fuerzas del mal junto con Dios, porque sin Él, nada podemos. En esta última batalla, Monthra se sacrifica, sabiendo que el poder que desatará la sustancia de sus alas le dará a Godzilla un poder aún más radioactivo, viviendo ella en él. Cuando Godzilla lanza los últimos ataques de radiación que queman completamente a Ghidorah, se puede ver la sombra y oír el canto de Mothra “salir” de Godzilla ¿qué rememora o qué significa? Dentro de la Biblia existe la profecía de que por una mujer entró el pecado, y cómo Dios tiene un humor único y le encanta darles la vuelta a las cosas, de una misma mujer nace la salvación. Esto se comprueba al final del Apocalipsis, cuando la mujer pisa la cabeza de la serpiente. El sacrificio de María es este: Eva reclamó el fruto del árbol, trayendo consigo la perdición. María, o la nueva Eva, entrega al fruto de sus entrañas (es decir su hijo) al árbol, o bien la cruz, sin reclamarlo, entregando lo que más ama en este mundo para la salvación de la humanidad. Jesús muere físicamente, pero María muere junto con él espiritualmente, de la misma manera que Mothra muere para darle toda la vitalidad a Godzilla y poder derrotar al hydra. 

También hay aquí cierta relación con una de las verdades que proclama la Iglesia, que se dice ser el cuerpo de Cristo, en tanto que Jesús es la cabeza. De la misma manera se le pide a los matrimonios que imiten este ejemplo. Godzilla y Mothra se han unido para formar un sólo cuerpo, igual que los esposos al consumar su amor. No es un enlace de placer, sino de sacrificio, el único amor que realmente perdura. Sabemos que desde que Mothra fue introducida como personaje en los años sesenta ha tenido una imagen asociada con la feminidad de la naturaleza, gentil y benévola que se sacrifica y protege a los humanos, mientras que Godzilla es la parte masculina que protege el equilibrio de la Tierra, toma acción y juzga a la humanidad según sus actos, recordándonos cuán pequeños somos. Gran parte de la tradición de la iglesia promueve la idea de que Dios se conmueve ante los ojos de la virgen, y no hay nada que pueda negarle, incluso si se trata de proteger al peor de los pecadores. Godzilla bien que podría destruir a la humanidad por ser una “infección”, pero decide no hacerlo porque Mothra se sacrifica por ellos y sabe que, al igual que con ella, Godzilla puede trabajar en una relación “simbiótica” con los hombres, para ambas partes sacar lo mejor del otro. Godzilla y Mothra pueden asociarse con las ideas de Jesús y la Iglesia, pero creo que finalmente debemos asociarlos más con el rol que un esposo debe enfrentar a lo largo de la vida y sus obstáculos, teniendo una esposa que lucha a su lado. Me suscribo a la idea que, detrás de todo gran hombre, hay una gran mujer. La mujer trae lo mejor del hombre. Cuanto más noble sea, más el hombre debe buscar ser digno de ella. 

Hay, dentro de toda la película, un llamado hacia el amor, el respeto, y la paz, aunque diluida entre tanto ruido y efecto especial. 

Una vez que Ghidorah ha caído y el orden se ha restablecido, el resto de los titanes llegan a donde Godzilla, y se inclinan ante él, reconociéndolo como el único Alfa y verdadero Rey de la Tierra. Bajo su gobernanza, los titanes restablecen el equilibrio de los ecosistemas junto con los humanos en perfecta armonía. 

Pocas veces he visto una historia tan sublime y original para explicar de manera analógica todo lo que sabemos: la personificación del teodrama de la salvación. Godzilla es inmortal, tiene superpoderes, despierta cuando se le necesita, salva a la humanidad y tiene una reina esposa. Así o más obvio. Y para los que todavía tengan sus reservas y crean que este artículo no es más que una ultra mega interpretación de una cristiana promedio que quiere ver en todas partes el objeto de adoración, les pido que aterricen en el minuto 1:27:24, cuando Dr. Staton dice: “My God… Zillaaaaaa”.

Bree Amerlinck

Bree Amerlinck

1 Comentario

  1. Areli

    Muchas gracias por esto, me uno a la lista de las cristianas promedio 🤭🤭 Team Jesús por siempre

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

MDNMDN