Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

¿Por qué la arrogante Emma resuena con muchas chicas hasta el día de hoy?

por | Ago 24, 2022 | 0 Comentarios

Síguenos en nuestro canal de Telegram:
https://t.me/spesetcivitas

Oro idioma: 🇺🇸

Hay muchos tipos de desafíos cuando se trata de escribir una historia, y a Jane Austen le gustaba llevarlo al límite. Según James Edward Austin Lee, sobrino de ella, en sus memorias sobre Jane fechadas en 1870, dice que al comenzar la novela Emma, ​​Jane, anunció que iba a crear una heroína desagradable ¿Cómo puede ser posible? ¿No es la característica principal de un protagonista que él o ella debe ser simpático, de lo contrario, por qué el público se molestaría en donar su tiempo para leerlo?

Puede que Emma no sea agradable por sí misma, pero uno se puede identificar con ella.

La receta de Jane para que el lector se identifique con un personaje consiste en mostrar la virtud principal, un defecto o una debilidad, un objetivo y, lo que es más importante, una creencia mantenida que cambia a lo largo de la historia.

Y eso es lo que Emma Woodhouse hace preciosamente.

Se nos dice que es una niña rica y mimada y que todos a su alrededor afirman esa creencia. Desinteresada en el matrimonio para sí misma, ha tenido un logro reciente sirviendo como casamentera de su antigua niñera y, como resultado de esto, la introdujo en la alta sociedad. Emma quiere repetir este experimento, por lo que convierte a Harriet, una joven huérfana, en su protegida, para buscar al  mejor prospecto. Al hacerlo, Emma, manipula a Harriet para que nunca se conforme con poco, para que desprecie su primer interés amoroso y mire a los hombres por debajo de ella hasta el punto de no ver aquello que es razonable según su situación. En la Era de la Regencia y hasta tiempos recientes, los hijos naturales eran una carga, ya que tenían pocas posibilidades de tener éxito en encontrar verdaderas relaciones a largo plazo debido a los prejuicios arraigados en la sociedad.  La forma en que Emma alienta a Harriet es muy cercana a nosotros porque muchos la hemos experimentado, especialmente en la escuela secundaria.

Ilustración de la edición francesa de Emma. Autor: Hugh Thomson.

La influencia, ya sea buena o mala, es un tema muy común en las amistades.

Cuando una amiga cree que sabe más que la otra y asume el rol de guía, moldea las elecciones que esa amiga hace en el camino… hasta que a veces es demasiado tarde para revertirlo, creando una falta de identidad que termina lastimando a la persona.

El orgullo es lo más terrible porque impide ver. Emma quiere ser el modelo de su tiempo, es decir, perfectamente perfecta, y eso es lo que se convierte en su debilidad. Ella es perfectamente buena, con sentimientos desbordados y poco ingenio. Pretende ser muy hábil en la comprensión de los idiomas modernos, sobresaliendo en la búsqueda de las artes y el piano. Sin embargo, aquí es donde entra en juego su amigo-némesis, y más tarde su interés amoroso: el Sr. Knightly. “Emma sabe que nunca la halago”. A diferencia de todos los demás en Highbury, que ven poco o ningún defecto en Emma, ​​el Sr. Knightley reconoce un sentido de superioridad que la lleva a creer que puede leer los deseos de las personas e instarlos a actuar de acuerdo con su voluntad. Ambos están interesados ​​en ver por el bien de Harriet pero tienen opiniones diferentes sobre el camino que debe tomar. Uno piensa que debería casarse con una persona conocida de la alta sociedad. La otra piensa que esto es imposible por sus circunstancias y que debe lucir de acuerdo a su estatus social, es decir campesina. Ambos planean emparejar a Harriet por lo que los dos son Cupidos (esta escena en realidad se muestra en la película de Emma de 2009). 

Me encanta la dinámica de los contrarios porque los hombres y las mujeres están destinados a complementarse entre sí y, por lo tanto, tienen opiniones diferentes hasta que encuentran un término medio donde pueden avanzar juntos. Sabemos con certeza que en la naturaleza, las mujeres representan el caos y los hombres representan el orden, estas fuerzas motrices y representaciones tienen sus raíces en la psicología antigua. Emma ve lo que quiere ver según su fantasía, mientras que George tiene el pie en el suelo.

Portada del libro Emma. Fuente Universidad de Indiana.

 Otro detalle importante que me parece tan querido es el hecho de que mientras todos te mientan en la cara, la persona amada te obsequiará con un espejo. Me recuerda a Proverbios en la Biblia que dice que los amigos son importantes porque te dirán lo que te falta, mientras que el enemigo no lo hará, el enemigo se beneficia de tu ignorancia. Nos enriquecemos cuando las personas que amamos nos ven por lo que somos, con nuestras limitaciones y virtudes, y nos hacen saber dónde podemos mejorar.

La dinámica entre los dos es a menudo un tema recurrente en los romances de realismo, lo que significa que aquellos que son contrarios terminan juntos.

Jane Austen desafió la norma contemporánea aceptada de que las heroínas deben conformarse a los ideales de la sociedad, poniendo sobre los hombros de muchas mujeres una gran cruz. En ese momento, se suponía que las heroínas eran debidamente sumisas, humildes, inseguras de su propio juicio y, por supuesto, poseían varios logros femeninos junto con una elegancia de gusto innata. Algo de este tipo de ideal sucedió a principios de la década de 2000, aunque con valores diferentes. Las modelos y actrices tenían que ser súper delgadas, de belleza caucásica, y una doble moral calificaba cualquier mal comportamiento de una mujer como un escándalo, no así para los hombres. Mientras que ahora, dos décadas después, la vulnerabilidad, junto a un renacido romanticismo, es un tema de actualidad en estos días. Vemos más y más figuras públicas siendo más honestas y abiertas.Esa es una de las razones por las que Jane Austen sigue siendo tan actual.

A diferencia de muchos de sus personajes que son defectuosos pero simpáticos (como Elizabeth Bennet, por ejemplo), Jane logró crear un personaje que no es afable. Muchos lectores la encuentran vanidosa, engreída, mimada, mezquina, controladora, snob y arrogante. Estas son algunas características que se le atribuyen y que, por supuesto, están muy alejadas de la heroína femenina ideal. Para Jane no es suficientemente radical crear una heroína defectuosa como Elizabeth Bennet, sino que va mucho más allá con Emma Woodhouse. Se supone que las mujeres deben ser atractivas para otras personas y, ¿qué significa esto realmente? Si tienes la intención de ser agradable para los demás, significa que estás subyugado a las opiniones de otras personas. Significa que tienes un lugar de valor externo en lugar de uno interno. Si buscas ser agradable para otras personas, entonces tu valor proviene de la forma en que otras personas se sienten acerca de ti en lugar de tu propio sentido de autoestima. Entonces, al crear una heroína desagradable, Jane Austen, no solo no está creando una imagen de perfección, sino una provocativa antítesis de una mujer.Emma rompe una regla cardinal de la esperada feminidad.

Las novelas de la época eran una herramienta para condicionar a las jóvenes lectoras, pero Jane estaba cansada de esta limitación. Muchas novelas eran conductas ficticias, mientras que el realismo representa a personas reales. No estamos operando en el tipo de polaridad en la que una mujer es o un ángel o un monstruo. Emma puede ser desagradable, pero tiene cualidades redentoras, se preocupa profundamente por su padre y no es inmoral ni mala. Al tratar de emparejar a Harriet, no lo hace por malicia. Emma admite que se ha equivocado y, por tanto, crece en madurez.

Mi pregunta para los lectores, hasta cierto punto es ¿no preferirían encontrarse con un personaje matizado complejo y difícil que refleja la mezquindad de los autoengaños en la vida real en lugar de alguien que hace todo bien? El reto de Jane Austen es hacer reflexionar a los lectores sobre este tema. Si encuentras a Emma insoportable, ¿qué dice eso sobre ti?

Bree Amerlinck

Bree Amerlinck

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. Emma 2020, una oda a la buena adaptación | SPES - […] sabemos que Jane Austen a menudo ridiculiza a la sociedad en sus novelas, jugando con convenciones literarias que afirmaban…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

MDNMDN