Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Tercera estación: Jesús cae por primera vez

por | Abr 10, 2022 | 0 Comentarios

¡Únete aquí a nuestro canal de Telegram!

Por Araceli Cruz Martín del Campo

“Por eso acepto con gusto lo que me toca sufrir por Cristo: enfermedades, humillaciones, necesidades, persecuciones y angustias. Pues si me siento débil, entonces es cuando soy fuerte.”

2 Co. 12, 10.

Empieza el camino del Calvario y Jesús, después de haber tenido un sufrimiento espiritual capaz de hacerlo sudar sangre, de pasar una noche entera sin dormir, ni comer, ni beber y de haber recibido una espantosa flagelación, es atado al madero transversal de la cruz.

Con este leño de cerca de 50 kilos a sus espaldas y con los brazos sujetos a él, es obligado a caminar descalzo por un terreno cubierto de piedras desiguales. No es de extrañar que pronto tropiece y caiga sin poder meter las manos, golpeándose fuertemente las rodillas y la cabeza.

¡Qué situación!: el Hijo de Dios humillado delante de todo el pueblo que lo había visto hacer milagros y hablar como nadie antes lo había hecho.
Él sufrió ese gran dolor y todo el que vendría después voluntariamente, con paciencia y amor. Lo hizo para salvarme.

Cuando yo sufro una caída, resulta fácil auto compadecerme y negarme a seguir adelante. Cristo me enseña a salir de mí, a dar sentido a lo que me toca vivir, aunque sea doloroso y a ofrecerlo al Padre por los demás.
Señor Jesús, dame fuerzas para levantarme cada vez que las piedras de mi camino me hagan tropezar y caer. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Jesus_de_la_caída_San_Bartolomé.jpg
Jesús Nazareno de la Caída, Iglesia de San Bartolomé Becerra. La Antigua, Guatemala. Escultor: Pedro de Mendoza 1640.
Redacción

Redacción

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

MDNMDN