Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Cabemos todos: Crónica de un voluntario de la JMJ

Cabemos todos: Crónica de un voluntario de la JMJ

Texto fotos por Esteban Morfín

Entérate de SPES en Telegram:
https://t.me/spesetcivitas

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) es una experiencia de la Iglesia viva y en movimiento como ninguna otra que haya visto. Católicos, cristianos y ateos de todo el mundo se reúnen en una sola ciudad durante unos días, convocados por el Papa. Las historias, las intenciones y las motivaciones de cada uno para acudir al evento son tan numerosas como la multitud misma.

La curiosidad, el deseo de ver y conocer gente nueva, la búsqueda de pareja, el amor al Papa y a la Iglesia, la aventura, el morbo incluso; una mezcla de todo y mil motivos más nos llevaron de cerca y lejos a más de un millón de personas hasta la hermosa ciudad costera de Lisboa, con su río Tajo, sus mosaicos y sus pasteles de nata. Hubo algunos, como yo, que no supimos muy bien cómo fue que acabamos ahí.

Me anoté como voluntario una tarde de ocio en la que recordé que pronto sería la JMJ. No esperaba nada. Ni siquiera estaba seguro de que en el trabajo me darían las vacaciones para poder asistir. Faltaban solo un par de semanas y yo aún no tenía mi boleto de avión comprado. Ni siquiera tenía el dinero. Estoy seguro de que, en mi caso, se trató de una invitación expresa del Espíritu Santo, pues todo cayó en su lugar justo a tiempo y pude volar a Lisboa.

Desde mi llegada al aeropuerto me encontré con gente llevando la playera de voluntario que de inmediato me ayudó a llegar a mi alojamiento y me hizo sentir acogido. Al llegar a la casa parroquial donde estaba asignado, me dio un pequeño vuelco el corazón y por unos momentos consideré dar media vuelta y salir corriendo.

Me recibieron con un reglamento, a mi parecer, demasiado restrictivo, con horas máximas de llegada por la noche y periodos obligatorios de silencio. Una vez que hube firmado de mala gana, me mostraron las duchas, improvisadas y montadas al aire libre, para después enseñarme un cuadro marcado con cinta en el piso de mármol de metro ochenta por treinta centímetros. “Aquí duermes,” me dijo el encargado. “Aquí duerme tu madre,” pensé en ese momento.

Después de hacer corajes y revisar algunas opciones en Airbnb, me detuve a pensar por un momento. Quizá lo mejor era apechugar y aceptar las cosas como estaban. Después de todo, ya estaba ahí. Yo me había apuntado como voluntario, sabiendo que seguramente no sería en condiciones ideales. Respiré hondo, pedí una colchoneta, di las buenas noches y me fui a dormir con el estómago todavía revuelto por el disgusto.

En Europa no saben desayunar. Un pedazo de pan con mantequilla y miel, un yogurt, una cajita de jugo y una manzana. Eso era todo. Ese primer día lamenté en buena medida haberme apuntado para algo así. Sin embargo, estaba determinado a disfrutarlo y vivirlo de la mejor manera posible. Salí a caminar y me encontré con un parque construido junto al río. Estaba lleno de niños jugando, familias, parejas con su mascota y deportistas corriendo por la orilla del río. Ese fue el primer gran golpe de paz y alegría que recibí durante el viaje. Me senté en una banca a ver el río y la gente que pasaba y se me olvidó todo el mal humor del día anterior. Pero me sentía solo. Estaba hospedándome en una casa con más de ciento cincuenta personas desconocidas. Un amigo que también pensaba ir como voluntario, al final no llegó por temas de trabajo. La amargura me dominó por un momento.

Ese sentimiento de soledad y amargura se evaporó esa misma noche, cuando me senté a cenar con dos jóvenes que venían de Guadalajara. En un momento nos hicimos amigos y para el día siguiente ya teníamos planes de visitar Sintra, una pequeña población cerca de Lisboa, famosa por su enorme hacienda de finales del siglo XVIII y su fuerte moro de la época medieval construido en lo alto de un monte. Además de la belleza y encanto del lugar, conocí a más personas de la casa, de quienes creo poder decir con sinceridad que ya cuento entre mis amigos. Era increíble. En solo unas horas había pasado de estar completamente solo a tener un grupo de amigos con los que estaba visitando un fuerte moro con una vista espectacular de todo Lisboa y sus alrededores.

Desde ese momento, no dejé de conocer gente nueva todos los días. Gente de Portugal, España, Polonia, Eslovenia, Brasil, Argentina, Ecuador, República Checa, Alemania, Vietnam, y no sé de cuántos lugares más. Recuerdo especialmente un día que estaba moviéndome hacia uno de los eventos masivos con el Papa. Me senté en el vagón del metro con un monje alemán a mi izquierda, una chica linda de República Checa frente a mí y un amigo suyo a su derecha. En pocos minutos, ya sabía el nombre de todos ellos, un poco de su vida y qué los traía a Lisboa. La conversación fluía como si nos conociéramos desde hace tiempo.

Durante la semana también me reencontré con amigos que llevaba meses o años sin ver. Conocí la playa de Lisboa con un amigo y una amiga de España y pudimos ponernos al día con el Atlántico de fondo. Otro día pude cenar con dos amigos que hace poco se casaron y esperan ya a su primer hijo. Me encontré también con gente de México, pero fue igualmente especial verlos ahí, en Lisboa, sabiendo que todos habíamos viajado esa larga distancia para lo mismo.

Mi equipo de voluntarios fue un regalo especial. Éramos cinco polacas, dos mexicanos, un ecuatoriano y un español. Nunca supimos bien cuál era nuestro trabajo. Nunca nos pudieron decir con anticipación qué haríamos al día siguiente. Tres de los seis días que debíamos trabajar terminamos sin hacer nada o con tareas francamente inútiles y tediosas. Muy a pesar de esto, fue increíble conocerlos y escuchar de sus vidas, sus ocupaciones y sus preocupaciones.

Tuve una muy buena conversación sobre la Cruz con el español, que resultó ser seminarista. El ecuatoriano me contó que ni siquiera era católico, sino cristiano, pero tenía mucha curiosidad de ver de qué se trataba todo eso. Mi compatriota mexicano me platicó de la muerte de su papá poco tiempo atrás, que, aunque le partió el corazón, les dejó una buena herencia, gracias a la que ahora podía dedicarse al cine, su verdadera pasión. Las polacas, bonitas e inteligentes, hicieron de la experiencia algo mucho más positivo que negativo. Una de ellas, abogada, me enseñó la música de Taco Hemingway, uno de los artistas más famosos de Polonia. Otra tenía un sentido del humor muy agudo y sus comentarios sarcásticos siempre me sacaron una sonrisa. Dos de ellas hablaban perfecto español, para mi sorpresa.

Durante las Misas masivas y los eventos con el Papa Francisco salieron a lucir más de una vez aspectos no tan hermosos de la gente. Con el sol, la multitud, la falta de comida y agua y las largas esperas, muchos se volvían agresivos y defendían con innecesaria grosería e impertinencia el lugar que habían conseguido. Más de algún insulto voló por encima de mi cabeza y se podían sentir las miradas hostiles de las personas cuando atravesábamos por en medio de ellas para llegar aquí o allá.

Pero eso no opacó de ninguna forma los actos de caridad y generosidad que se veían por todos lados. El muchacho alto haciendo sombra con su abrigo para sus amigos. La señora dándole toda su agua a una niña pequeña que la tomaba agradecida. La gente en la valla dejando acercarse a los más bajos de estatura para que pudieran ver pasar al papa. Yo tuve la fortuna de ayudar a tres francesas que se habían separado de su grupo y necesitaban alguien que las guiara de regreso. La amiga con la que fui al viacrucis me prestó su mochila para usarla de almohada. Definitivamente en ese lugar era mucho más lo bueno que lo malo.

Escuchar al Papa en tantas ocasiones en tan poco tiempo fue también una gracia especial. Por la luz del Espíritu Santo pude mantenerme atento casi siempre que lo escuché y guardo ahora en mi corazón sus palabras. Doy gracias a Dios por haberme puesto en la tierra al mismo tiempo que el Papa Francisco y sus dos magnos antecesores y por haber podido oír sus palabras en vivo y en directo.

En resumen, la JMJ fue una visión de la Iglesia, de lo alegres y diversos que somos, de lo imperfectos que somos, y de cómo Dios opera con nosotros y a través de nosotros a pesar de nuestros defectos y pecados. Lo último que le importa es nuestro currículum o nuestra lista de virtudes. Él va a obrar a través de ti, de mí, de toda la Iglesia, aún con toda la mugre que llevamos encima. Porque nos ama, más allá de toda lógica y entendimiento humano, nos ama. En palabras del Papa, “Somos amados como somos, sin maquillaje. […] Somos llamados y amados por el nombre de cada uno. No es un modo de decir, es la palabra de Dios.”

Sobre el dinero y la vida (y como balancearlos)

Sobre el dinero y la vida (y como balancearlos)

El dinero no lo es todo en la vida, pero es bastante. No hay que permitir que las películas de romance barato nos convenzan de otra cosa. Sin dinero no es posible huir a las montañas con el amado, o dejar familia, estudios y carrera para ir en pos de la pasión. El amor no paga las cuentas. Sin dinero, en fin, no se puede construir un proyecto de vida con libertad. Quienes no piensan nunca en el dinero están condenados a ser sus esclavos para siempre (sin contar a los herederos que tenían la vida resuelta desde antes de nacer, claro está).

También es un error pensar demasiado en él. Son igualmente esclavos los que lo ponen al último como los que lo ponen al centro. Hay quienes ya no saben hacer otra cosa que acumular oro en la bóveda, juntando cosas brillantes como urracas, sin saber para qué lo quieren, lanzándose como desquiciados por más y más y más y mucho más. Los archimegamultisupermillonarios en realidad ya no pueden ser más ricos de lo que son, por mucho que acumulen. Aumentan los ceros a la derecha del valor de sus acciones, sus propiedades, sus inversiones y su dinero en el banco, pero la riqueza real tiene un tope. No hay mucha diferencia entre el que puede comprar una isla privada y el que puede comprar cien, pues ambos pueden habitar solo una al mismo tiempo.

Nada de lo mencionado en el párrafo anterior quiere implicar en modo alguno que ser rico es inmoral. Es un asunto más bien de salud mental. La obsesión por el dinero no es sana. Daña la cabeza y la vida de la víctima y de paso la de todos sus allegados, como cualquier otra adicción. La clave para no contraer esa enfermedad degenerativa conocida como avaricia es deshacerse del excedente monetario de que uno disponga. Dicho de otro modo, regalar lo que sobre. Se puede hacer de muchas y muy variadas maneras, desde una simple donación hasta la construcción de proyectos de desarrollo social. Lo importante es recordar continuamente que somos nosotros los dueños del dinero y no al revés.

Tampoco es cierto que para ganar dinero sea necesario partirse la espalda y que cualquier centavo que no costó sangre es en automático dinero sucio. Cierto es que el sudor y la plata suelen estar relacionados, pero no están intrínsecamente unidos. Lo natural, lo sano, lo ideal, es comenzar trabajando mucho y ganando poco, para terminar ganando mucho y trabajando poco. Formarse en la juventud para que en la madurez se vean los frutos.

Para esto es importante nunca dejar de aprender, mejorando continuamente nuestras habilidades en todos los ámbitos posibles. Nótese que esto no excluye la especialización. Un contador fiscal, por ejemplo, puede crecer eternamente en sabiduría en su ámbito específico, siempre aprendiendo nuevos conceptos, manteniéndose al día en materia de regulación, conociendo otros métodos de hacer lo mismo de forma más sencilla, descubriendo nuevas tecnologías que facilitan su trabajo y le permiten reducir el error humano. En otras palabras, se trata de siempre buscar crecer.

Sin embargo es importante que nuestra vida no se limite al perfeccionamiento y crecimiento profesional, cerrando nuestros ojos a todas las demás dimensiones de nuestra existencia. Es muy común y humano confundir una cartera llena con el éxito. Los ingresos, si bien son un componente del éxito, no definen por sí solos qué tan bien o mal estás llevando tu vida.

Pareciera entonces que a fin de cuentas estamos afirmando que el dinero no importa, pero no es así. El dinero es un catalizador de crecimiento para todas las dimensiones del ser humano. Si bien es cierto que el dinero no compra la felicidad, tampoco estorba. Pongamos por ejemplo a una joven universitaria que quiere irse de intercambio al extranjero. Es una experiencia que sería enriquecedora en todos los sentidos. Conocer otra cultura, otro idioma, ver otros paisajes, respirar otro aire, convivir con gente distinta, todo eso sería increíblemente provechoso. Pero es una experiencia que cuesta dinero. Si nuestra joven dispone de él, no solamente no será un problema, sino que ni siquiera pensará en ello. Si por el otro lado (y que sería más normal) se encuentra en una situación financiera complicada, será mucho más difícil para ella concretar el proyecto, y en caso de lograrlo, habrá gastado una considerable cantidad de tiempo y espacio mental para pensar en dinero y conseguir el suficiente.

Un último comentario: Si bien perfeccionarnos profesionalmente es algo bueno y deseable, me parece equivocado pretender que todos tus ingresos provengan del trabajo profesional. Vivir en esta época y no aprovechar todos los recursos que existen para obtener alguna fuente de ingreso extra es no solamente desaprovechar una oportunidad, es irresponsable. Existen todo tipo de plataformas en las que crear o enseñar algo puede ser redituable. Si tienes cualquier habilidad que valga la pena compartir, hazlo, y asegúrate de que te paguen por ello.

En conclusión, tener dinero es bueno y necesario, siempre y cuando sea visto siempre como herramienta y no como fin. Se puede ser incluso multimillonario sin ningún problema, siempre y cuando el amo siga siendo uno. Es una cosa muy triste servir a un objeto inanimado y ficticio, real solamente en la mente de los humanos.

MDNMDN