Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

The Beatles: Get Back. Cuando la edición sabe capturar la Historia

por | Dic 20, 2021 | 0 Comentarios

Hace poco en la plataforma de Streaming, Disney Plus, se publicó el documental The Beatles: Get Back. Este está hecho con más de 57 horas del material audiovisual que obtuvieron durante la grabación del disco Let it Be. El plan original de esa época era hacer un Show de televisión en vivo. En la mente de Paul, quería hacer algo diferente, no otro disco en el estudio, quería lograr algo que hiciera Historia. 

El problema es que, desde la muerte de Brian Epstein, John Lennon no necesariamente quería continuar con la banda y tenía como prioridad su nueva relación con Yoko. Como quien dice prefería ahora vivir la vida. Mientras que George ya quería tener más libertad y sacar todo lo que había compuesto con su propia visión estética. Por ello, George, al sentir la presión de Paul y ver cómo sus dos amigos seguían relegando su talento y sus ideas, decidió renunciar a la banda. 

Lo que acabo de narrar tan sólo es el conflicto personal capturado en la primera de las tres partes en las que Peter Jackson dividió este documental. Sin embargo, no quiero hablar del chisme en esta reseña sino de esa habilidad narrativa que despliega este documental con una buena selección de imágenes y momentos clave que hacen que uno sienta cada momento y cambié la perspectiva de la fecha.

Cuando la Historia es la historia misma

Hay varias cosas interesantes para rescatar del proceso de edición de estas 57 horas de grabación. Lo primero es la historia. En una parte del documental, Paul y los productores insisten en que la idea del Show de TV necesita salir y que lo que llevan no ayuda mucho y que no se ve hacia dónde va el proyecto. John y George señalan que por fin se están divirtiendo y todo va muy bien, incluso su ingeniero de audio remarca el hecho de que todo por fin estaba saliendo bien (musicalmente hablando). Ellos incluso señalan que lo que ya tienen puede funcionar y no hay por qué estresarse. Entonces, uno de los productores les señala que no puede ser buen material, porque no va a ningún lado y no hay historia. 

Recuerdo un poema de Yoko-Ono en el que compara la vida con las estrellas. Las estrellas hablan desde el pasado al futuro. Hay tanta distancia entre la tierra y ellas que cuando la luz llega quizá su posición ha cambiado, tal vez ya estén muertas. Esto lo usa como metáfora de que los problemas y el pasado sólo lo podemos comprender bien cuando lo vemos desde el futuro, así como vemos a las estrellas que nos hablan del pasado con toda claridad desde el futuro. 

Lo mismo ocurre con este documental. Su importancia e historia radica en que nace de la misma Historia. Lo que ocurrió, Los Beatles, grabando el disco que representó su ruptura; tocando en vivo por primera vez y última después de renunciar a los escenarios; representando una de las escenas más icónicas del Rock: el concierto en la azotea.

Las lineas de acción de cada tiempo

Peter Jackson, por eso, utilizó la narrativa del tiempo mismo junto con su editor, resumiendo cada día de grabación en un calendario como si fuera un plan de trabajo ¿Qué ocurre? Ese plan se modifica. Hay días que no grabaron. George renuncia un día. Otro día discuten. Una serie de días graban con gran soltura sin parar. Llega Billy Preston y los hace sonar como nunca lo hicieron antes. Todo eso es el tiempo histórico destruyendo y reescribiendo el itinerario. 

En este sentido, hay que ver que la historia se bifurca en varios tiempos además y va creando la línea temporal del documental:

  • El tiempo planeado: compete al itinerario que planean seguir en el calendario. Este se va modificando visualmente con las escenas del calendario marcando fechas pospuestas o días en los que, de pronto, no sucedió nada.
  • El tiempo humano: los conflictos, opiniones y charlas que tenían y que ponían cierta tensión en el documental. Así como nos muestran un lado menos falso y más verdadero de The Beatles. No siempre estuvieron de acuerdo, a veces peleaban, a veces reían y estaban muy relajados, etc.
  • El tiempo contextual: por un lado, nos dejaban entender las referencias históricas de las canciones y comentarios. Por el otro, los Beatles opinaban sobre otras bandas, como Canned Heat o Fleetwood Mac. Lo cuál le daba un relieve interesante que nos transportaba al contexto “¡Claro! -uno piensa- Mientras todo esto pasaba, los Beatles trataban de grabar este disco”. Poner este disco en contexto nos hace notar a qué apelaban, qué los influía. En este momento ya no son realmente la cúspide de la música pop-rock, pues muchas otras propuestas están más allá de lo que ellos podrían.
  • El tiempo musical: son los momentos en los que tocan y observamos el proceso creativo, qué se ejecuta, las versiones y cómo le hicieron para llegar al producto final paso a paso. 

Estas líneas lograron hacer un documental sobre el tiempo, sobre seres humanos tratando de sobrellevar su trabajo, amistad, metas, ideales y espíritu durante estos días de grabación. Más allá del chisme, este documental captura al ser humano desde muchos flancos. No hay villanos, no hay héroes, sólo un montón de personajes en conflicto que terminaron haciendo Historia.

El climax: hacia dónde vamos

Por ello, cuando llega el tercer capítulo yo me pregunté ¿Cómo va a lograr Peter Jackson editar el concierto en la azotea? Ya muchos hemos visto una edición anterior, pero esta era una nueva propuesta, con la posibilidad de mostrarnos nuevos flancos, nuevos puntos. Y lo logró con creces. 

Primero, quedó muy claro que no sabían qué iba a pasar. “Mañana es el gran día”: les dijo Yoko al despedirse. “Eso espero, Yoko” bromeó con nerviosismo Paul. La edición nos hace sentir que ellos estaban algo inseguros. No era el espectáculo planeado que quería Paul. Estaban apunto de hacer algo que no sabían qué depararía.

Segundo, no edita el frío en las manos de John, o su cara cuando equivoca unos acordes. No nos niega esos bailes de nerviosismo de Paul y su cara de “creo que sí está saliendo bien”. Se puede ver a Ringo mirando a sus compañeros, a la policía, tirando las baquetas, y aún así gozando el momento. Billy Preston con su gran vibra y esa sensación de que no puede tocar nada mal.

Tercero, podemos ver a George metido en la música y enojándose cuando le apagaron su amplificador. Luego lo prende de nuevo para seguir tocando (el momento más Rock and Roll del documental).

Por estas razones, la reacción de la gente capturada en la cámara, la policía intentando entrar y callarlos, Paul dedicando un verso a la policía al final son más de esos momentos que nos habíamos perdido pero que con la narrativa humana de los tiempos tomó un trasfondo y relevancia inesperados.

Sin duda, este tipo de documentos toman mejor forma cuando el tiempo ha pasado. Nos hablan muy bien de una época y entendemos el drama humano frente al tiempo.  Sin duda, uno de los mejores documentales que he visto sobre la música. 

YakamÍ Machado

YakamÍ Machado

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

MDNMDN